lunes, 28 de febrero de 2011

EL DIRECTOR DE ORQUESTA (CAMC-IV)

Dirigir es conducir musicalmente a un conjunto de músicos por medio de señales realizadas con las manos. La mano derecha –la que lleva la batuta– indica el compás, la mano izquierda marca los matices. El director es principalmente el inspirador, el que gracias a su arte y personalidad tiene y debe dar unidad a la orquesta.
La figura del director, tal y como la conocemos hoy en día, no existía en el período barroco. Había un Maestro de Capilla que era tanto compositor, como músico (clavicémbalo) y director. Las indicaciones y señas que hacía el maestro de capilla (y corte) desde detrás del clavicémbalo no siempre eran visibles para los miembros de la orquesta. Por eso, era asistido por el primer violín. (Incluso hoy en día, el primer violín/concertino es todavía la mano derecha del director). Con el tiempo, las orquestas se fueron haciendo cada vez más grandes, la música cada vez más complicada. Hasta que llegó un momento en que se hizo imposible combinar la doble función de instrumentista y director. Hacia 1800 el director pasa a situarse delante de la orquesta y durante el Romanticismo la dirección empieza a desarrollarse como una profesión independiente.
Una pregunta muy repetida es si el director es realmente necesario; si la orquesta no puede tocar sola. En los años veinte se realizó un experimento en Moscú con una orquesta sinfónica sin director. Aunque la orquesta estaba compuesta por los músicos más renombrados del momento, se pudo comprobar que cien músicos distintos no tienen una unívoca interpretación musical. El resultado fue una ejecución más que mediocre.

1 comentario:

  1. If you are going for finest contents like I do, just pay a
    visit this web page daily as it presents quality contents, thanks

    Feel free to surf to my page: website

    ResponderEliminar