lunes, 4 de julio de 2011

Porque aún hay esperanza


Realmente es una hermosa combinación, la música de W.A. Mozart y la pintura de Vincent Van Gogh. Internet hace que tengamos todas estas cosas muy a mano y que podamos compartirlas y disfrutarlas. Es curioso observar como nuestras costumbres, nuestras comidas, nuestras lecturas y, por supuesto, nuestra cultura se va globalizando gracias a la red mundial, a Internet. Quizás con los principios y valores no sucede un fenómeno paralelo, no obstante, pensamos que es algo maravilloso -desde nuestro punto de vista- que lo meramente local pueda establecer un dialogo amplio y enriquecedor con lo global.

Posiblemente haya quienes se lamenten de que todo esto pueda llevar a una pérdida de identidad cultural pero esa es una batalla perdida y aunque se repite mucho la pregunta: ¿qué va a pasar con las identidades culturales?  Creemos que, a estas alturas, únicamente es posible una actitud de colaboración y cooperación. Desde luego que existe una resistencia a la invasión, que viene de los que son muy celosos de sus tradiciones, oposición que incluso podríamos calificar de heroica, pero el signo de los tiempos es, irremediablemente, otro. Es la ola, aquella de la que hablaba Alvin Toffler, ola en la que navegamos o nos hundimos. Toffler decía: "... el [mundo] no se ha extraviado en la insania y de hecho bajo el tumulto y el estrépito de acontecimientos aparentemente desprovistos de sentido, yace una sorprendente pauta, potencialmente llena de esperanza."  Por eso estamos aquí... porque aún hay grandes esperanzas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario