miércoles, 21 de septiembre de 2011

EL VAPOR Y LA ACADEMIA

Hay un aforismo clásico que viene a decir que las desgracias personales son más sentidas por los amigos que los golpes de fortuna. De ahí que todos los portuenses nos hayamos afectado anímicamente por la pérdida, esperemos que temporal, del Vapor. La centenaria Academia de Bellas Artes de Santa Cecilia lo vio nacer, lo vio crecer y lo ha visto hundirse en el muelle de Cádiz hace apenas dos semanas, por lo que más allá de que esté considerado un Bien de Interés Cultura (BIC), que lo es por méritos propios, lo considera un símbolo sentimental de nuestra ciudad.

Precisamente han sido numerosos los académicos que han sentido y vivido esta embarcación como algo propio. El poeta José Luis Tejada la utilizaba como transporte habitual para ir a la Universidad de Cádiz, y profesores y alumnos de esta institución como Juan Lara y su hijo Ángel, Luis Ortega o José Sánchez la han llevado a sus lienzos. Rafael Alberti, ya convertido en eterno, realizó en él su último y definitivo viaje. Javier Ruibal o J. Argemí también han estado vinculados a la motonave Adriano III. Nuestra singladura biográfica como Académicos, en fin, está estrechamente ligada con el Vapor.

Además, al ser un Bien de Interés Cultural, nos acerca a uno de nuestros objetivos fundamentales: la defensa de los bienes culturales integrados en el Patrimonio histórico de la ciudad, a los que venimos defendiendo desde hace años. Recordemos los alegatos de varios académicos -Diego Ruiz Mata, L. Suárez, E. García Máiquez… - para la puesta en valor del complejo arqueológico de Doña Blanca, aunque nos sentimos como predicadores en el desierto, o la recuperación del patrimonio pictórico de la Prioral, donde se han restaurados varios cuadros en los últimos años a pesar de los escasos recursos con los que contamos.

Desde la Academia de Santa Cecilia consideramos que perder un símbolo tan emblemático de El Puerto de Santa María como el Vapor sería un empobrecimiento que no nos podemos permitir desde el punto de vista social, histórico y cultural. Animamos por tanto a todos los socios de la Academia y a todos los portuenses a que se movilicen para salvar al Vapor; estarán salvando parte de lo que El Puerto de Santa María es. 

Académicos de Santa Cecilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario