lunes, 5 de marzo de 2012

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (53)

ANNA FERRER: una buena persona
El próximo jueves 8 de marzo se celebrará en San Fernando, el hermanamiento del Centro de Recuperación de Personas con Discapacidad Física-IMSERSO y el Centro KUDERU de la India. Lo presidirá la inseparable compañera del desaparecido Vicente Ferrer, Anna Ferrer. De temperamento aventurero, con 16 años abandona junto a su hermano, el pequeño Condado de Essex, al Este de Londres y decide dar una vuelta al mundo con final improvisado en India.

En junio de 1968, Anne Perry, ejerciendo como periodista, conoció al jesuita Vicente Ferrer, por entonces un personaje popular y polémico en la India que vivía un momento especialmente difícil, ya que las autoridades de la región de Maharastra acababan de notificarle la orden de expulsión del país. Ana encontró, al lado de Vicente y de los más pobres, un motivo de lucha que la llevó a dejar su trabajo de periodista e iniciar una nueva vida en Anantapur, donde es conocida como la “primera voluntaria”.

No es la gran mujer que hay detrás de todo gran hombre. Groucho Marx la completó con Detrás de un gran hombre hay una gran mujer. Detrás de ella está su esposa." Ni siquiera le gusta la frase, que ella se apresura a sacar para evitar sonrojos. Al lado o, si quieres, delante, sí. Pero “la mujer que hay detrás, nunca".

Su objetivo prioritario es acabar con la pobreza endémica y en ello están. Su labor en la Fundación Vicente Ferrer, que cuenta con numerosos reconocimientos nacionales e internacionales incluido el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia, ha permitido que casi tres millones de personas tengan una vida mejor. Otro logro importante es la escolarización, el 99% de los niños y niñas de los 3.093 pueblos en los que trabaja la Fundación están escolarizados. Antes las niñas no iban a la escuela y eran todas analfabetas, ahora el 100% de niñas en sus pueblos, pasa por la escuela primaria. En sanidad, tienen el objetivo de contribuir a resolver las dificultades de acceso a la salud. Para ello, la Fundación dispone una red de hospitales generales, una unidad especializada en pediatría y un centro para personas afectadas por el VIH/SIDA. En la actualidad lidera un nuevo proyecto dedicado a los mayores con discapacidades mentales. Junto a su hijo Moncho, que nació en Anantapur y creció junto a los niños de las chozas, sabe bien qué es la pobreza. Caminan sobre los pasos de Vicente Ferrer, con mucha humildad y con la intención de realizar lo que él quería. Anna Ferrer, explicó en el Palacio de las Naciones Unidas en Ginebra (Suiza) las claves del programa de desarrollo integral que la organización lleva más de 40 años implementando en el estado de Andhra Pradesh (India) y que llevó a la Universidad de Salamanca, la institución universitaria más antigua de España, a impulsar la candidatura de la FVF al Premio Nobel de la Paz 2011. 

Anna Ferrer, publicó en marzo de 2009 “Un pacto de amor. Mi vida junto a Vicente Ferrer”: Nuestros destinos se cruzaron en Anantapur con las manos vacías, para acabar levantando lo que hay ahora. Es una bonita historia. Es la historia de muchas vidas: las nuestras, las de las familias de los pueblos... Si nadie las escribe, las historias y las anécdotas se olvidan”.
Antonio Leal Jiménez
Académico de Santa Cecilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario