martes, 22 de mayo de 2012

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (64)

Una “macetita”, por favor.
Si tiene la suerte de pasear por la calle Luna de nuestra ciudad a primeras horas de la mañana, por la tarde o pasada la medianoche, una vez que los bares han recogido mesas, sillas y tenderetes, observará la soledad imperante y tal vez tenga, como éste que les escribe, una sensación de abandono y desidia que choca frontalmente con otras zonas de la ciudad. Esta calle, que representa el centro de El Puerto, toma en esas horas el aspecto de una obra inconclusa o en permanente estado de remoción. Una vez terminadas las acciones urbanísticas de peatonalización se impone un toque de color que complemente el blanco inmaculado de las fachadas y el gris del adoquinado.
Así pues, tras los pertinentes informes de la Policía Local sobre la incidencia en el hipotético tráfico de la calle, de la ausencia de peligro dado por Protección Civil, de la conformidad al Plan General facilitado por Urbanismo, de Medio Ambiente sobre su conveniencia y una vez consignados los cargos en los correspondientes presupuestos de Hacienda, con todas las retenciones de crédito necesarias por ley, ¿sería tal vez posible que alguien tomara la decisión de poner una “macetita” en la calle Luna?
Por supuesto habría que contar con el “nihil obstat” de ecologistas acerca de la conveniencia de exponer a la contaminación a la planta, el visto bueno de la asociación de comerciantes sobre la idoneidad del proyecto, la correspondiente verificación de las Hermandades que procesionan por la calle, el respeto de los “nini” del fin de semana y todo precedido de amplio debate en los medios de comunicación en los que los ciudadanos de cualquier barrio reclamen la “macetita” para su calle.
Ahora que estoy releyendo estas líneas me doy cuenta de por qué no hay una dichosa “macetita” en la calle Luna, y es que las toneladas de papel necesarias para su implantación la han ahogado antes de ser colocada, amén de las horas empleadas en la elaboración de los informes. En fin, que mucho me temo que nos vamos a quedar sin saber qué tal hubiese quedado una “macetita” en la calle más céntrica de nuestra ciudad.
                                                                  Juan Gómez Fernández
Académico de Santa Cecilia

1 comentario:

  1. En la calle Luna lo que hay son tapaderas de alcantarillas, de telefónica, de la electricidad, de desagüe, y de todo, creo que hay más de doscientas, ¡yo qué sé!

    ResponderEliminar