jueves, 22 de noviembre de 2012

«Desde 1850»: Zhang Xiaogang

    El sol de mediodía era muy agradable, en la terraza del bar saboreábamos una copa de vino fino de El Puerto, entornábamos un poco los ojos pero dábamos la cara a la fuerte luminosidad del astro; el cielo muy azul y no había demasiados ruidos. 
    Hablaba Gustavo sobre las obsesiones en la búsqueda de una definición del arte, sonreía al comentar que Lina era una gran coleccionista de definiciones del arte, decía que, quizás, se trataba de un asunto de juventud. Posiblemente por un afán meramente simplificativo, algo en lo que agarrarnos para deambular por el mundo del arte contemporáneo, una balsa salvadora. Le recordé una definición de James Joyce, cuando intentó la formulación de su propia estética, decía: "El arte es la disposición humana de la materia sensible o inteligible, en orden a una finalidad estética". Gustavo apuntó que esa definición la debió de hacer un Joyce muy joven. Le confirmé que así era, que la expresó con poco más de veinte, muy a principios del siglo XX y casi veinte años antes de escribir el Ulises. Añadió que si el escritor irlandés hubiese vivido el arte hasta la década de los sesenta su opinión hubiese sido, probablemente, muy diferente.
    Se unieron a nosotros Elisa, Lina y Aurora que habían estado de compras y paseo; quedamos en tomar una cerveza más e irnos luego a un restaurante cercano de comida asiática. Le apunté a Lina en un papel la nueva definición de “arte” y me dijo que pensaría sobre ella y que más adelante me comentaría alguna conclusión.
    Al decidir irnos a comer a un Wok se me ocurrió preguntar a Gustavo:
    ─¿Crees que con la eclosión actual de todo lo chino también nos “invadirá” su arte?

    Puso gesto dubitativo y se apretó con la mano, y con cierta fuerza, el mentón. Transcurridos unos sensibles segundos dijo:
    ─Es muy posible... sí, es muy posible que haya algo de eso. El mundo del arte necesita revulsivos continuamente, si no los hay, los inventa. Fíjate que las subastas de Sotheby, Christie o Bonhams, en las que periódicamente hay una explosiva feria de millones; no son más que eso: revulsivos. Abrir las puertas al arte oriental será negocio a gran escala para todos y una ampliación del mercado que tendrá ventajas, claro, y también sin duda, inconvenientes. Aunque ya hay pintores asiáticos de gran cotización como Zhang Xiaogang, en 2007, un lienzo de este artista se vendió por seis millones de dólares en Sotheby. También, en 2011, se vendió una obra suya por más de diez millones de dólares en una subasta en Hong Kong.
    Lina intervino para decir que jamás había oído hablar de ese pintor y que le habían asombrado las cifras de cotización. Aurora comentó que a ella le parecía fascinante la pintura clásica china pero que la moderna la conocía poco.
    ─Se trata de un pintor contemporáneo ─dijo Elisa─ nacido en 1958, en la ciudad de Kunming en la provincia de Yunnan. Surrealista y muy simbolista que en una serie de obras tiene como inspiración las fotos familiares y retratos de estudio de la época de la Revolución Cultural de Máo Zédōng. El artista ha repetido en innumerables ocasiones que en muchas de sus pinturas ha deseado crear el efecto de 'falsas fotografías'.  A mí siempre me ha impresionado esa perceptible visión de que el tiempo está incorporado a sus cuadros de alguna forma, y eso les da un halo de melancolía, pienso que es como una referencia a un pasado perdido.
    ─Creo que muchas personas ─comenzó a decir Aurora─ aún siguen viendo el arte «oriental» a través de las representaciones «occidentales», a través de una apropiación, y a menudo, mala valoración del arte asiático. Es claro que no se dan cuenta por completo de la aportación que los artistas no occidentales han hecho a la civilización y de la influencia que han tenido sobre la cultura occidental.
    Ya sentados en el restaurante Lina extrajo de su abultado bolso una moderna tablet y pidió que le deletreásemos el nombre del pintor para iniciar una búsqueda. En unos instantes aparecieron obras Zhang Xiaogang en la pantalla. Inmediatamente a Aurora le llamaron la atención unas líneas rojas, hilos, que surcaban por algunos cuadros. Gustavo explicó que se trataba de un simbolismo de su serie de pinturas Bloodlines: Big Family, que pintó durante una década. La delgadas líneas rojas que unen a los personajes son las "líneas de sangre" que representan los vínculos humanos y, por su color, al régimen comunista. E indicó también la existencia de unas manchas de color pero muy trasparentes que están abiertas a múltiples interpretaciones.
    Lina nos leyó que una declaración de Xiaogang en la que relataba que sobre él han influido pintores como Dalí, Picasso y el alemán Gerhard Ritcher.
    ─Para─dijo Elisa─ es un pintor raro. Esos ojos tan redondeados, esféricos, inquietos y serenos a la vez, pero que traducen miedo del subconsciente. No sé; me agrada y me desagrada, estoy dividida.
    Me quedé con unas palabras que dijo el profesor y artista escocés Eduardo L. Paolozzi y que Zhang Xiaogang repite que le impactaron mucho y modificaron su trayectoria artística y personal: «una persona puede fácilmente tener la idea correcta, pero elegir los medios equivocados para expresarla, o bien puede tener los medios adecuados, pero carecer de una idea clara».
Ignacio Pérez Blanquer
Académico de Santa Cecilia

 Vídeo en YouTube sobre la obra de Zhang Xiaogang:

8 comentarios:

  1. El arte es otro valor económico, quizá uno de los más fuertes, pero es un valor bastante sentimental, no hay parámetros que establezcan objetivamente que una determinada obra de arte vale millones de euros o simplemente unos cientos. Quizás por eso, es un mercado tan susceptible de manipular, por modas, tendencias o intereses mercantilistas.
    En cuanto a la percepción que tenemos del arte chino desde Occidente pienso que no es directa. Es algo así como el producto de una idea "romántica" del mundo oriental y quizás por eso, nos choque las nuevas tendencias artísticas que están teniendo lugar en ese lado del Mundo.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno. Para cuando un español?

    ResponderEliminar
  3. Cuánto tiempo hacía que no leía un artículo, lo echaba de menos¡¡ como siempre ameno y enriquecedor. Estoy completamente de acuerdo con Elisa es un pintor raro y desconcertante pero a mi no me agrada. También estoy de acuerdo con Rocío, que voy a añadir yo?? Pues que me recuerdan a dibujos animados hechos por ordenador... y espero que la cultura china no se extienda tanto....espero de corazón que en eso no nos invadan.

    ResponderEliminar
  4. Toda obra de arte merece respeto, pero cuando genera diversidad de sentimientos y sobre todo múltiples interpretaciones, a mí, que carezco del conocimiento artístico suficiente, cuando menos me produce dudss. Lo que no me produce ninguna, son los Velázquez, Goya, Monet ni siquiera Antonio López por nombrar distintos estilos. El marketing en la pintura es un tema aparte pero con una influencia desmesurada.
    Alberto Boutellier

    ResponderEliminar
  5. Para mí, ARTE es casi todo, otra cosa es que guste a unos más y otros menos, el ARTE en sí únicamente es una idea o un concepto que se refiere lo creado y realizado por el ser humano con la intención de expresar una visión sensible del mundo, de todo lo que le rodea o siente, ya sea real o imaginario. Y que lo hace mediante la utilización de recursos plásticos, lingüísticos o sonoros, con una cámara fotográfica o con los ordenadores, me da igual el medio empleado. El ARTE es lo que permite expresar ideas, emociones, percepciones y sensaciones, y darles salida para que aquellos que esté sensibilizados lo capten. Creo que todo el mundo no puede apreciar del mismo modo, y en todo momento, una determinada obra de ARTE. Hoy, una obra literaria, por el ejemplo el "Ulises" que se cita en el artículo, me puede parecer un bodrio infumable, y un par de años después me puede parecer una maravilla. El momento, las circunstancias, la experiencia, el conocimiento, todo eso puede influir en la percepción y consideración de una obra artística. Es lo que yo pienso pienso y aplico.
    Gracias por seguir con esta serie de arte moderno, creía que ya había terminado.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Se me ha pasado decir que el tema económico me da igual, no me importa, tal como están las cosas nunca jamás tendré dinero ni para comprarme una copia decente de un cuadro.

    ResponderEliminar
  7. Para mi el arte, para que se entienda, es todo aquello que te transmite un sentimiento que llega al corazón, el arte de la música, el baile, la poesía, la pintura, la interpretación, la escultura..... el artista transmite todo este arte...de manera habilidosa , creativa y dando su toque personal, como hay gustos para todo..lo que a mi no me dice nada, a otro le dice mucho. La música es un arte, pero no todo el mundo puede hacer música ni transmitirla, la pintura es un arte pero no porque dibujes bien transmites ese arte...cada vez estoy mas convencida de que el arte se siente y se ve.

    ResponderEliminar
  8. Ignacio, gracias de nuevo por trasmitirnos un poquito mas de conocimiento, aunque he de reconocer q de momento no me transmite mucho, espero q con el tiempo pueda llegar a apreciarlo.
    Adelante con tu trabajo.

    ResponderEliminar