lunes, 28 de enero de 2013

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (99)


LA POLÍTICA CON MAYÚSCULAS: EL GRAN RETO


Recordando las palabras del Rey de España en su último mensaje navideño sobre la necesidad de aplicar la Política con Mayúsculas en nuestra piel de toro, me da pie – en estas breves líneas-, para esbozar lo que entiendo, como ciudadano,  la Política con Mayúsculas

De la política con minúsculas me voy a referir muy poco pues es la que conocemos en los últimos años en España: El político, -en gran parte-,  gasta sin tener en cuenta el medio y largo plazo y solo pensando que tiene que contentar al electorado para poder seguir en el poder en las próximas elecciones, pero hay  un momento que las cuentas no salen y llega lo que llega….Además, el dominio abrumador de la política con minúsculas y, por ende,  la profesionalización de la clase política (algunos hablan de castas) y la expansión sin control de las formas de Estado  han conseguido a base de minimizar- cuando no laminar-, instituciones tales como Academias, Colegios profesionales, Universidades, Ateneos, etc. Todas ellas componentes indispensables de la Sociedad civil.

Por contra, me quiero referir a lo que yo pienso que es Política con Mayúsculas: Esta requiere una altura de miras de los que la ejercen aplicando valores y formas que consigan fortalecer a los individuos para llegar a mejorar a la colectividad.

Para la aplicación de la Política con Mayúsculas –entiendo-, que es necesario lograr, entre otras,
-   Limitar en el tiempo el cargo- sea cual sea-, de los políticos a una sola legislatura que posiblemente podría ser de cinco años en lugar de cuatro y a la finalización no debe existir ningún tipo de compensación que suponga un coste para los contribuyentes
-       Listas abiertas
-    El voto de cada ciudadano es igual para toda España dado que la soberanía reside en el pueblo español en su conjunto
-     La aplicación del referéndum como forma activa de los ciudadanos para asuntos de importancia
-   Reducir sensiblemente los cargos públicos así como la burocracia originada por la multiplicidad de Instituciones
-     La Enseñanza, Sanidad , Justicia y   fiscalidad deben ser únicas en todo el Estado

La Política con Mayúsculas se hace con buenos gestores que, llegado el caso, solicitan la opinión de los ciudadanos mediante referéndum y que a pesar del coste de su aplicación es mejor que malgastar el dinero en sueldos y gastos de los políticos con minúsculas

Para implantar una Política con Mayúsculas somos todos los que tenemos que afrontar el cambio que nos reclaman los hechos y la situación. Resulta absolutamente imprescindible que la Sociedad recupere o consiga tener el protagonismo. Este es el gran reto. Para ello, necesitaremos impulsos positivos. No basta querer es preciso actuar. Decía un Jefe – del que aprendí mucho-, que es preferible una regular decisión a tiempo que una buena a destiempo. Ya lo dijo Graf: “Quien mas se agita menos actúa”

Los Políticos con Mayúsculas requieren disponer, al menos,  de los siguientes valores: Eficacia, Elegancia, Entusiasmo, Equilibrio, Esfuerzo, Éxito, Firmeza y Fortaleza

Cuanto mas tardemos en empezar, peor. Hay que ponerse manos a la obra de cambiar el edificio Jurídico-político así como los conceptos económicos recuperando lo verdaderamente real.
Leopoldo Jiménez Ruiz
Académico de Santa Cecilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario