viernes, 1 de febrero de 2013

EL MUSEO DEL PRADO, EJEMPLO A SEGUIR


El diálogo con el maestro…
  Desde la antigüedad, la copia de las obras de los grandes artistas era un indicio de aprendizaje usual en los talleres y escuelas de pintura, y una práctica muy significativa. Era una manera de conocer y adentrarse en una mente excepcional y aprender tanto la técnica como el proceso llevado a cabo por el maestro. Pintores como Goya, Rubens o Picasso empezaron su carrera copiando obras de arte.

Este medio, sin embargo está prácticamente abandonado y apenas hay escuelas y universidades que lo practiquen, ya que hay muchísimos museos que no permiten copiar sus obras “in situ” por diversos motivos. Y muchos de los artistas acaban elaborando su obra, ya sea copiada o no, en su taller, con las referencias de sus grandes maestros a través de láminas de papel sacadas de cualquier enciclopedia virtual o de la propia página web del museo donde se encuentra la obra. Y es que hoy en día, para poder contemplar la colección de nuestro artista favorito, tan solo tenemos que pulsar en diversas páginas donde nos muestran la obra con una gran resolución, que hasta podemos apreciar fácilmente el grosor del craquelado que muestra la capa pictórica. He aquí un ejemplo. http://www.google.es/intl/es/landing/prado/

El Museo del Prado, sin embargo, respeta esta antigua tradición de reproducir su colección y permite a un número muy restringido de personas acceder a sus salas a copiar directamente del original algunas de las obras maestras de la pintura y aprender directamente de los grandes pintores de la historia. Siempre y cuando se cumplas unas amplias normas que la institución transmite a los futuros copistas, algunas de ellas son: No todas las obras pueden ser copiadas (Ejemplo claro Las Meninas de Velázquez) debido a la cantidad de visitas que genera esta obra.  Para poder ser autorizado en las salas del Prado debes poseer un amplio curriculum artístico, así como licencia de una Universidad donde muestre la aptitud artística del pintor. Trabajar las horas que el museo permanezca abierto (de martes a viernes), y otra norma, retirar todo el material de trabajo diariamente, acondicionando la sala tal y como se encontraba.  Norma fundamental,  es el tamaño del lienzo a la hora de realizar una copia, siempre tiene que ser inferior o superior a la obra original, nunca igual, norma que nos refiere al tema de las falsificaciones.


El Prado es ejemplo a seguir, y es por eso que en la actualidad, y hasta el mes de marzo, permanece entre sus salas un grupo de 18 pintores pertenecientes a la prestigiosa Central Academy of Fine Arts de China que solicitaron su estancia para poder copiar obras como Felipe IV de Velázquez, Las tres Gracias de Rubens y el 3 de Mayo de Goya.
Una muestra más... de que en el museo, hay vida…
Salvador Rodríguez Romero
Restaurador de obras de arte

14 comentarios:

  1. Copiando a los grandes maestros en el Prado se han formado los mejores artistas españoles y de otros países. Un artículo muy ilustrativo e interesante.

    ResponderEliminar
  2. Gran articulo Salvador y gran iniciativa del museo del Prado, que tomen ejemplo los demás. Un abrazo de tu amigo

    ResponderEliminar
  3. Esto es francamente interesante, no tenía ni idea de que otros museos no dejaban copiar obras a los que reunieran los requisitos apropiados.
    Echo en falta más articulos sobre restauración y más información sobre las labores que en este sentido realiza la academia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Academia de Santa Cecilia2 de febrero de 2013, 15:46

      La Academia está desarrollando una incalculable labor en la restauración de nuestro patrimonio artístico. En concreto, se han restaurado ya, siete cuadros, tres de ellos de gran formato de la Iglesia Mayor Prioral, por nuestros equipos de restauradores, uno de ellos dirigido por el autor de este texto.

      Eliminar
  4. Muy interesante... informa de cosas que no tenía ni idea...y esto a todos los que pintamos nos gusta saberlo...un artículo muy bueno.

    ResponderEliminar
  5. Gracias por el articulo, no sabia que en los museos estubiera prohibido pintar, gran iniciativa de El Prado, podrian copiarlo otros museos nacionales

    ResponderEliminar
  6. Gracias Salva resulta curioso...gracias a este articulo he conocido que El Prado fomenta el trabajo de aprendizaje de nuevos artistas, muy buena labor.

    ResponderEliminar
  7. Hola Salvador, llevaba un tiempo entrando y no habia comentado nunca...Gracias a este articulo he podido saber que el museo del prado tiene vida, no como otros.

    ResponderEliminar
  8. Un gran artículo,lleno de información,de la cual ignoramos y una gran oportunidad para las futuras promesas de poder pintar las obras de los más grandes maestros,un abrazo Salvador

    ResponderEliminar
  9. Gran artículo y muy buena información....gracias Salvador....

    ResponderEliminar
  10. No sabia yo que se podía copiar obras en los mismos museos. Muy buen artículo salvi..

    Miguel

    ResponderEliminar
  11. Copiar es algo que se hace constantemente en el mundo de las artes: en películas y series se repiten historias, o se hacen "homenajes" entre ellas; en música, los grupos hacen versiones (un ejemplo muy claro, los carnavales); y claro está, en pintura, los pintores copian sus obras favoritas. Lo curioso es que lo hagan en mismo museo, delante del original. Me parece una ideal genial. Lo que no sé es: ¿quién controla a esa persona? ¿No podría estropear el cuadro? ¿De quién sería la responsabilidad?

    En otro orden de cosas, coincido con F. García Uribe cuando reclama "más artículos sobre restauración y más información sobre las labores que en este sentido realiza la Academia". Ha habido grandes pintores. Y han pasado a la historia. Pero, ¿qué pasa con los restauradores? Son ellos los que nos permiten disfrutar de una obra de hace diez, treinta, doscientos, quinientos, o incluso miles de años, casi como si estuviera recién hecha. Así que se echa de menos eso, un poco de autopromoción, y realzar el capital humano que ya hay. Porque restaurar obras al nivel de Iglesia Mayor Prioral no es cosa baladí. Y mucho menos si uno de esos trabajos está "dirigido por el autor de este texto".

    Un abrazo.

    Juan.

    ResponderEliminar
  12. Muy buen artículo! Me ha sorprendido gratamente la labor del Museo del Prado de fomentar la pasión por la pintura de esta manera, dejando no solo que admiremos sus cuadros, sino que artistas puedan aprender de los lienzos de los grandes maestros.

    Enhorabuena por el blog

    Irene

    ResponderEliminar
  13. Muy buen articulo Salvador y que tomen ejemplo los demás museos........todo sea para ayudar a esa nueva generación de pintores.

    ResponderEliminar