jueves, 7 de febrero de 2013

Suputar y garambaina

¿Qué pregunta le han planteado con más frecuencia en su vida? ¿Lo ha pensado alguna vez? Hace un par de días me encontraba en esa lid conmigo mismo, incluso hice una pequeña lista que después me ocupé de ordenar, y la pregunta que puse primera de la lista fue: «¿Cree posible que se pueda construir una máquina que sea capaz de pensar?» Mi respuesta ha sido invariable, y sin abrigar ninguna duda he contestado siempre: definitivamente sí, sí creo ─no sólo─ que se podrán fabricar máquinas que "piensen" sino que ya están fabricadas desde hace tiempo. Claro, normalmente existirán matices pues lo de "pensar" no está absolutamente claro ("pensar" también es echar pienso a los animales).
El término "pensar" comprende actividades que se producen en nuestro cerebro ─a veces ordenadas y a veces desordenadas─ y describe las cogniciones que tienen lugar durante el juicio, la elección, el establecimiento de relaciones entre las ideas, el emprendimiento y la resolución de problemas, el cálculo, la creatividad, la originalidad, la fantasía y los sueños. Para facilitar esta tarea debemos estar "programados" ─tanto humanos como máquinas─ con palabras, con muchas palabras, con esas pequeñas metáforas que son las palabras.
Entre todas esas palabras que conforman nuestro léxico también tenemos nuestros términos preferidos o vocablos que por diversas causas utilizamos con harta frecuencia. Durante muchos años he utilizado la palabra "calcular" y un día, después de un feliz hallazgo en el diccionario empecé a alternarla con "suputar", de idéntico significado.

Me queda la duda de si sería admisible utilizar la palabra "suputador" como sinónimo de ordenador o computador o "suputadora" como sinónimo de calculadora.
La otra palabra que deseaba traer hoy aquí era "garambaina".

No es que la haya escuchado muchas veces, pero siempre la había relacionado con algún adjetivo despectivo y descalificador y parece que la intuición no me engañaba. De todas maneras les diré que el último feliz encuentro con esta palabra ha sido en un libro de arte para referirse a esos adornos de mal gusto que a veces pueblan estanterías y mesillas y que algunos denominan ─de forma supuestamente más fina─ bibelots, palabra proveniente del francés que sí recoge nuestro diccionario.
Llama la atención observar que la tercera acepción de garambaina: "letras o rasgos mal formados y que no se pueden leer" es muy coincidente ─en contenido semántico─ a la tierna palabra, y llena de evocaciones infantiles: garabato.
Ignacio Pérez Blanquer
Académico de Santa Cecilia


6 comentarios:

  1. Que interesante¡¡ yo había oído la palabra garambaina antes, y sí sabía que era un adorno de mal gusto solo que no la oía hacía tiempo. Y la otra, suputar...suena fatal jajaja, gracias Ignacio, nunca te acostarás sin saber una cosa mas y tu haces que el dicho se cumpla.

    ResponderEliminar
  2. Artículos que nos permiten así aumentar, de modo entretenido, el vocabulario son muy de agradecer.

    ResponderEliminar
  3. Ignacio, muchas gracias por traspasarnos tantos conocimientos, yo estoy encantada. Concretamente estas dos palabras no las conocía. Adelante con tus enseñanzas.

    ResponderEliminar
  4. Voy a suputar como llego a fin de mes, tiene su gracia la palabra.

    ResponderEliminar
  5. Las palabras son mágicas, siempre aparecen sin buscarlas, engañan, sorprenden y abre la puerta a mundos desconocidos. Creo que nunca he oído suputar ni garambaina, pero estoy segura que no las olvidaré. No deja de ser curioso como la primera a pesar de que suena mal tiene un significado positivo, todo lo contrario para con garambaina.

    ResponderEliminar
  6. Ignacio, cuando he leido sobre la palabra garambaina y suputar.La primera me recuerda a mi querida madre, nada mas que ella decia, por cierto a mi hermano, cuando decia una "tonteria"lo llamaba baina en vez de garabaina, no se yo creo que es la misma palabra, pero.. se comia (garan)¿no crees?Y suputar,tiene un sonido raro.Gracias por ser mi amigo.

    ResponderEliminar