sábado, 6 de julio de 2013

CINE DE VERANO EN SAN AGUSTÍN

Como todos los veranos llega el ciclo de Cine de Verano que cada año nos ofrece el Área de Cultura del Ayuntamiento.  Antonio Ahucha es el responsable de estas proyecciones que tienen gran arraigo en la ciudad y que están a caballo entre el antiguo cine de verano en que las gentes acudían a ver una película “a la fresca”, llevándose la silla de su casa y un bocadillo y las sesiones de Cine-Club con películas de calidad en versión original.
Estas proyecciones han ido cambiando de ubicación a través de los años.  Durante mucho tiempo el lugar elegido fue el Patio del Colegio San Luis donde se reunían gran número de aficionados al cine, muchos estudiantes de vacaciones, cuadrillas de jóvenes que iniciaban así su salida nocturna, parejas con inquietudes culturales, gentes variopintas, todos aficionados al Séptimo Arte que pasaban dos horas muy agradables viendo una película, siempre conocida, un clásico generalmente, a la vez que se comían un bocadillo de tortilla o de filete de carne y se tomaban una cerveza.
Las entradas eran a módicos precios y estaban al alcance de casi todo el mundo, pero este año han decidido ofrecerlas con carácter gratuito previa recogida de invitaciones una hora antes de la proyección.  Esto seguramente  causará, al menos los primeros días, problemas en la entrada, en el acceso al espacio donde tendrán lugar las proyecciones,  porque de todos es sabido que lo “gratis” tiene mucho poder de convocatoria aunque es de suponer que las 300 sillas disponibles sean suficientes para que todos los que deseen acudir tengan su sitio en el patio del Edificio San Agustín que es el lugar elegido este año para las proyecciones, lugar en el que ya se celebraron  hace muchos años.
Pero que nadie lamente el cambio de ubicación, porque paralelamente al ciclo de Cine de Verano, que organiza Ahucha, en el patio de San Luis, una empresa particular, proyectará películas todas las noches, películas comerciales todos los días menos dos en que programarán películas de “Cine Club”. Parece que este año durante el verano, tendremos donde elegir para ver una película al aire libre por las noches.
Durante los meses de julio y agosto, en el patio del Edificio San Agustín, ocho películas mostrarán cómo, desde distintas perspectivas, el cine ha adoptado el verano como fuente inagotable de historias por ser una estación única, personal y diferente.
La primera película, "EL NADADOR", se proyectará el próximo martes día 9. Se trata de una película que en el momento de su estreno tuvo mucho éxito y fue motivo de numerosos trabajos sobre lo que se planteaba en este film norteamericano de 1968 dirigido por Frank Perry y Sidney Pollack protagonizado por Burt Lancaster que interpretaba a Ned, un hombre de clase alta que vive en las afueras de Connecticut en una zona de lujo llena de lujosas viviendas con piscina privada.  Un día decide atravesar la urbanización, de piscina en piscina hasta llegar a su casa. Durante su recorrido se encontrará con varias mujeres que formaron parte de su vida, una  apasionada adolescente a punto de dejar de serlo, una ex amante despechada o la esposa de un viejo amigo.
La semana siguiente, el martes 16 de julio, se proyectará la película “ZABRISKIE POINT”, dirigida por Michelangelo Antonioni en 1970 aunque también americana. La música es de Pink Floid. Una película transgresora y revolucionaria en la que el mítico director viajaba al corazón del inconformismo juvenil en Estados Unidos, desde los campus universitarios hasta el Valle de la Muerte, llevando consigo su filosofía y su postura nihilista, su desesperación y su desencanto que ya había mostrado en películas como “La Aventura” o “ La Notte”. La película no está totalmente lograda y su estética puede resultar difícil de asimilar ahora, como lo fue en su momento, pero no deja de ser un grito de guerra, desesperado y lúcido a la vez.
El martes siguiente, 23 de julio, se proyectará  “EL GRAN MIÉRCOLES”, película americana también, dirigida por John Milius en 1978.  En la década de los 60, tres amigos de caracteres contrapuestos viven su juventud plenamente, ocupando el tiempo en sus dos actividades favoritas: el surf y salir con chicas.
El último martes de Julio, el día 30, podremos ver una película europea, francesa para ser mas exactos. Se trata de “LA RODILLA DE CLARA” de 1970, del siempre admirado por los mas cinéfilos, Eric Rohmer. La película, con fotografía de Néstor Almendros, obtuvo la Concha de Oro a la Mejor Película en el Festival de  San Sebastian en 1971 y triunfó también en los Globos de Oro siendo nominada  como Mejor Película Europea de 1971. Un escritor intenta conquistar a una joven que tiene novio. Instigado por una novelista y  lleva adelante una operación de seducción que tiene mucho de afirmación personal. Un auténtico ejercicio de estilo del autor de los “CUENTOS MORALES”.
Ya en Agosto, el  Martes día 6 , se proyectará  “LLUVIA NEGRA” de Shohei Imamura, película japonesa de 1989 que obtuvo la Palma de Oro a la Mejor Película en el Festival de Cannes en  1989. La lluvia negra la forman las particulas radiactivas de la explosión de las bombas que Estados Unidos lanzó sobre Hiroshima y Nagasaki. La película nos muestra las consecuencias de la explosión atómica de Hiroshima y para ello nos cuenta la historia de una joven que se vio sorprendida por esta lluvia radioactiva. Las consecuencias de su contacto con la radiación dan lugar a un sinfín de habladurías entre los pretendientes de la joven: ¿estará enferma?, ¿podrá tener hijos? Su familia rememora aquellos tristes días.
El Martes 13 de agosto, Antonio Ahucha, se permite un chiste y nos ofrece “VENTE A ALEMANIA, PEPE”, película española, superfamosa, dirigida en 1971 por Pedro Lazaga,  que, bien mirado, es muy oportuna en el actual momento que vivimos.  En la película se habla de aquellos españoles que con la maleta de cartón se iban a Europa, a Alemania, en busca de trabajo, igual que hacen hoy miles y miles de jóvenes, ingenieros, médicos o arquitectos, preparados con el dinero de los contribuyentes españoles  y que por falta de trabajo en nuestro país han de irse fuera a que se aprovechen de  sus conocimientos sin que les haya costado un céntimo su preparación y pagándoles lo mismo que pagaban a aquellos emigrantes de los años 60.
El Martes 20 de agosto,se proyectará la obra maestra de  Orson Welles de 1958, “SED DE MAL”, protagonizada por  Charlton Heston, Janet Leigh, Marlene Dietrich y el propio Orson Welles.  Un agente de la policía de narcóticos  de E.E.U.U. llega a la frontera mexicana con su esposa justo en el momento en que explota una bomba. Inmediatamente se hace cargo de la investigación contando con la colaboración de el jefe de la policía local, muy conocido por sus métodos poco ortodoxos. Una lucha a muerte se desata entre los dos hombres, pues cada uno de ellos tiene pruebas contra el otro.  Una de las mejores películas de Orson Welles.
Y el Martes 27, “WOODSTOCK: 3 DÍAS DE PAZ Y MÚSICA” de Michael Wadleigh que obtuvo el Oscar al Mejor Documental en  1970. Narra los hechos ocurridos en el Festival que tuvo lugar en agosto de 1969 en Bethel, Nueva York,  considerado punto de referencia de películas de conciertos y  catalogada como una de las mejores películas de entretenimiento mejor realizadas de toda la historia del cine. La película fue montada por Martin Scorsese y Thelma Schoonmaker.
Todas las proyecciones tendrán lugar en el Patio del Edificio San Agustín (C/ Jesús de los Milagros, 32), con un único pase que en Julio será a las 22:30  y en  Agosto a las 22:00 horas, siempre en  V.O.S.E. / V.O.
Las entradas serán con invitaciones que se podrán recoger una hora antes del comienzo de las proyecciones a la entrada del Cine hasta completar el aforo.
Jesús Almendros

2 comentarios:

  1. Muy buena informacion, estupendo, gracias.

    ResponderEliminar
  2. Aplaudo la llegada del séptimo arte al blog de la Academia.

    ResponderEliminar