miércoles, 7 de agosto de 2013

«Desde 1850»: Marina Abramovic

      Aquella tarde de tertulia veraniega comenzamos a hablar de esa expresión tópica que los humanos empleamos con extremada frecuencia refiriéndonos a épocas pasadas: «los buenos tiempos». Aurora decía que parece que los humanos creen realmente que siempre «hubo un tiempo pasado que fue mejor», hablamos de la Arcadia, del mito de Prometeo y Pandora e incluso del Diluvio Universal como el más universal de todos los mitos. De ahí pasamos a un breve análisis de los mitos en el arte, y de pronto ─de manera imprevista─ Elisa trajo a colación la figura de la artista yugoeslava Marina Abramovic. Recuerdo que la frase que pronunció fue algo así:
      ─Marina Abramovic es una artista provocadora de sensaciones insospechadas, ella busca y rebusca en su pasado, en su historia y en todas las historias, elementos totémicos, mitos, tabúes y los lanza hacia el público para que los intente asimilar y los fusione con los suyos propios.

      Pocos segundos tardó Lina en encender su tablet 3G y comenzar a proporcionarnos información de Marina Abramovic. Nos leyó lo siguiente:
      ─Marina Abramovic nació en Belgrado, Yugoeslavia, en 1946. Realizó estudios entre 1965 y 1970 en la Academia de Bellas Artes de Belgrado y después completó su formación en la Academia de Bellas Artes de Zagreb, en Croacia. Durante dos cursos, 73/74 y 74/75, impartió clases en la Academia de Bellas Artes de Novi Sad, una ciudad situada en el norte de Serbia.
      Gustavo asentía mientras Lina hablaba y después añadió:
      ─Sí... luego se trasladó a Ámsterdam en donde inició una relación sentimental y artística con el artista alemán Uwe Laysiepen más conocido por el seudónimo «Ulay».  La pareja puso fin a su relación en el año 1988 de una manera muy singular ─hizo una pausa de varios segundos para generar expectación─. Se pasaron casi tres meses caminando uno hacia el otro desde los extremos opuestos de la Gran Muralla China.
      Elisa sonrió ampliamente al notar el asombro en nuestras caras, y dijo:
      ─A partir, creo, de 1976 realizaron juntos vídeos, películas, obras plásticas, «environnements».
      ─¿Qué son «environnements»? ─preguntó Lina con cara intrigada.
      ─Verás; este término apareció en los años sesenta para designar obras en tres dimensiones por las que se invita a los espectadores a circular. Pero Marina Abramovic, sobre, todo hizo «performances» ─se tomó un pequeño respiro antes de proseguir─. Os recuerdo que la «performance» se puede considerar como una ramificación del arte conceptual, basada en la colaboración del espectador y en su relación con el entorno. Las acciones en sus primeras obras tenían como propósito el análisis del dolor y la resistencia física y psíquica. Por ejemplo, en una «performance» de 1976 dan vueltas en redondo con una furgoneta durante dieciséis horas ininterrumpidas. A principio de los 80 sus trabajos tienden hacia un simbolismo más o menos teatral.
      Gustavo se acercó a Lina para pedirle que buscase algo en Google y Aurora comentó:
      ─Me parece recordar en la Fundación NMAC, en Vejer, hay alguna obra de ella, ¿no podríamos ir a dar una vuelta por allí?
      ─Sí. Es cierto, en Montenmedio hay una muy curiosa titulada "Nidos humanos" que  es un poco aterradora. Podríamos ir al MNAC en septiembre, ahora hace demasiado calor, ¿no lo crees así? ─respondió Elisa.
      Aurora asintió mirando a Elisa y enseguida Gustavo hizo el siguiente interesante comentario:
      ─Abramovic utiliza su cuerpo como medio y como objeto, como obra y como lugar de experimentación. Posiblemente ella no trate de inducir a la crítica o llevar al público a una reflexión sobre algunos de los múltiples aspectos de la realidad, aunque también lo consiga en muchas ocasiones, sino hacerle partícipe de un ritual, grande y solemne, en los límites físicos y psíquicos, para lograr una comunicación cósmica con el espectador. En palabras de la propia artista ─ahora miraba a la pantalla del ordenador─: “Si te encuentras ante un público en una situación compleja y de riesgo, de manera automática te concentras, mente y cuerpo, en el presente, en el aquí y en el ahora. E igual les sucede a todos los que están presenciando tu actuación”.
      La información fue completada por Elisa contándonos lo siguiente:
      ─En la primavera de 2010 se inauguró en el Museo deArte Moderno de Nueva York (MoMa) una gran muestra retrospectiva de su obra, que incluyó grabaciones en video desde los años 70, documentos y fotografías, una instalación cronológica realizada con actores de las «performances» que previamente fueron hechas por la artista y la «performance» más extensa realizada por Abramovic, más de 700 horas sentada inmóvil frente a una mesa en el salón de entrada del museo, donde los espectadores eran invitados por turno a sentarse enfrente, a compartir la presencia de la artista. «Ulay» hizo una aparición sorpresa durante la inauguración participando de la acción, 22 años después de haberse separado.


      La cara de Lina era todo un interrogante, con el codo derecho sostenía medio cuerpo un poco inclinado sobre la mesa y con la mano cercana a los labios preguntó:
      ─¿Ocurrencias o verdadero arte?
      Hubo un silencio, unos segundos reveladores. Gustavo estaba ahora de pie, delante del amplio ventanal y miraba a la calle. Luego, lentamente, dijo:
      ─Si mediante una expresión artística se nos narra algo ya conocido, esa expresión no nos enriquece y no nos aporta nada, o muy poco, como seres humanos. Son esas; las nuevas propuestas, como las de Marina Abramovic, de comprender y asimilar la naturaleza humana, y todos sus ámbitos, las que hacen que el arte vaya hacia adelante, son las que lo hacen avanzar. El desarrollo del arte exige la capacidad de atisbar lo lejano, lo que está más allá del sistema en el que se halla, tiene que tener la osadía de mirar, de mirar de múltiples formas. Y para ir más allá, el arte, debe desafiar las ataduras institucionales y desasirse de ellas.
      La sesión había sido dura, el calor de la tarde complicaba asimilar del todo esto último que Gustavo había dicho. Quizás, muy probablemente, aún no han pasado los suficientes años para que el público consiga entender la síntesis entre la belleza heroica, pagana, popular y mística de las representaciones de Marina Abramovic. ¿Es ella un ministro incruento en una ceremonia de fondo y tono espiritual? ¿Son sus cuchillos los descendientes de los utensilios sacrificiales que utilizaban los antiguos sacerdotes?
      Tenía ganas de pasear...
Ignacio Pérez Blanquer
Académico de Santa Cecilia


Vídeos de YouTube sobre Marina Abramovic


                          

Pueden pulsar en la siguiente ilustración para acceder a todos los artículos de la colección sobre arte contemporáneo «Desde 1850»

6 comentarios:

  1. cómo se pueden leer todos los post de desde 1850
    seguidos??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puede acceder a todos los artículos de la serie «Desde 1850» pulsando en el siguiente enlace. Muchas gracias por su interés.

      Artículos «Desde 1850»

      Eliminar
  2. Pues si tenías ganas de pasear, te has dado un buen paseo. El artículo como siempre genial.En cuanto a la "performance", es un tipo de arte por ahora minoritario, no es fácil entenderlo. El encuentro con Ulay en el MoMA ,me impresiono la primera vez y me ha vuelto a impresionar ahora. Gracias por acercarnos a estos artistas.

    ResponderEliminar
  3. Este artículo, fabuloso, nos trae a una creadora única que en un primer contacto parecería una más de todo este complejo y amplio mundo artístico que es tan difícil de comprender y que busca indagar sobre lo que ven nuestros ojos. Marina Abramovic puede parecer a simple vista una artista provocadora que disfruta "jugando" con las inquietudes y miedos de las personas. Pero ella va más allá del disfrute vano y vacío porque intenta - y lo consigue- profundizar en los miedos para que el espectador no pueda escapar y se involucre en la obra.
    En la actualidad, existe la creencia que el Hombre no debe sufrir y por tanto no tiene que vivir con preocupaciones. No se duda en crear modas, ideologías que van por ese camino, buscan autómatas, seres acomplejados que tengan miedo a Vivir con todas sus consecuencias y que se conformen con placebos de realidad.
    Pero como dice (el personaje) Gustavo, el Arte tiene que ser algo más que una imitación de la realidad o una mera copia de ella. El Arte tiene que indagar en la esencia de la vida y en sus misterios. La ciencia ya se ocupa de los principios físicos de nuestra existencia, el arte debe capturar el núcleo de la emoción, del sufrimiento, de la alegría...de una manera distinta o de distintas formas porque lo que pretende es que los acontecimientos importantes de nuestra vida sean vividos y experimentados.

    ResponderEliminar
  4. Por lo que yo veo el arte de la "performance" es amplio y en él caben muchas expresiones artísticas, creo que es una representación, más o menos teatral, con un único actor que de formas originales muestra sus sentimientos y sus ideas tratando de llegar y comunicarse con el público. También pienso que arte de la "performance" es lo que que hacían Paco Gandía con sus 'historias verídicas' o Eugenio con sus peculiares chistes cortos, los de "diu..." y que hacen hoy día muchos otros, así que pienso que no estamos muy atrasados en estos temas. Me ha gustado mucho el trabajo sobre Abramovisc, felicidades.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por este post, he estado indagando sobre la artista desde que lo vi y no me ha dejado indiferente, he visto diversas performances a la vez que he leido sobre otras, es increible como lleva al límite tanto el estado físico como el psíquico, transmitiendo inumerables sensaciones, todas ellas de gran fuerza.

    ResponderEliminar