domingo, 26 de enero de 2014

MÚSICA. JACQUELINE DU PRÈ

Hoy, 26 de enero de 2014,  recordamos a:

Jacqueline du Prè (nació en Oxford el 26 de enero de 1945 y murió en Londres el 19 de octubre de 1987), violonchelista británica, una de las mejores del siglo XX.  Intérprete prodigiosa que se vio obligada a abandonar los escenarios en 1973, a causa de una esclerosis múltiple, que la conduciría finalmente a la muerte a los 42 años.

Cuenta la leyenda que Jacqueline a los 4 años, escucha un programa de música en la BBC de Londres.  A partir de ese instante, cuando al oír el sonido del cello dice, que quiere tocar ese instrumento. Su madre, pianista aficionada, comienza a formar musicalmente a su hija y dos años más tarde, empezaría a recibir lecciones en Londres. A los diez años gana un premio en un concurso internacional, y a los doce realiza su primer concierto en la BBC. Estudió con maestros como: Willian Pleeth en Londres, Paul Tortelier en París Rostropovich en Rusia y Pablo Casals en Suiza.

En alguna ocasión Jacqueline dijo: “mi madre fue una gran inspiración. Guiaba mis primeros pasos, escribió canciones para jugar y dibujó las descripciones pictóricas de las melodías. Eran muy hermosas y solía encontrarlas escondidas bajo mi almohada, lo que hacía poner mis manos en el violonchelo cada día. También me enseñó composición."
En la navidad de 1966, Jacqueline conoce al pianista argentino Daniel Barenboim; un año más tarde, en 1967, se casan. Jacqueline se convirtió al judaísmo para casarse. Su matrimonio fue una de las relaciones más fructíferas de la historia musical comparándose ciertamente con la de Clara y Roberto Shumann.  

Durante su corta carrera, Du Prè tocaría junto con orquestas y solistas prestigiosos. Se ha destacado su interpretación del concierto para cello de Elgar que se ha vuelto mítica.
Les dejo para que puedan escuchar la grabación del Concierto para violonchelo en mi menor, Op.85 de Edward Elgar, escrita en 1919. Es una de las obras más notables y piedra angular del repertorio para violonchelo solo.
Esta obra obtuvo la mayor popularidad en los años 60, precisamente a partir de la interpretación hecha por Jacqueline du Prè en 1967, convirtiéndola en una de las grabaciones de música clásica más vendidas.
Al colocar las ilustraciones gráficas, me han recordado el aire de los años 60. Los años de los Beatles, los Stones…  “Tempus fugit”
El tiempo se escapa, como las nubes, como las naves, como las sombras.
Disfruten y sean felices.
Gondiazar

2 comentarios:

  1. Efectivamente, Gonzalo, mezclado con las sombras del tiempo, que se nos desliza entre los dedos, siempre es conveniente recordar estos prodigios o estos genios, que los caprichos de la naturaleza nos regala cuando se le antoja. Resulta atractivo que nos hagas rememorar anécdotas que el paso del tiempo puede relegar a la papelera y más tratándose de un instrumento que no se ha distinguido por un exceso de protagonismo, porque tampoco han sido muchos los virtuosos capaces de hacérnoslo disfrutar. Gracias, Gonzalo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Gonzalo, por no permitir que el tiempo borre de nuestra memoria, hechos y personajes que deberían de permanecer siempre en ella. Es ley de vida que las personas desaparezcan pero mientras las recordemos, mientras sus obras no se borren de nuestros recuerdos, de alguna manera permanecerán vivas.

      Eliminar