domingo, 30 de abril de 2017

MÚSICA CLÁSICA EUROPEA. ÓPERA (23). Maria Callas

Maria Callas, La Sonnambula Ah, non credea mirati 

Sucedió en abril de 1954, Teatro La Scala, Milán
Ópera:  La Sonámbula, Vicenzo Bellini
Productor:  Luchino Visconti
Director:  Leonard Bernstein




Callas hizo maravillas en el papel de Amina. Su esbelta figura, su juvenil encanto y gráciles movimientos, produjo un soberbio retrato del atractivo personaje. Exquisitamente vestida por Piero Tosi y cantando como un ángel, su caracterización de la encantadora sonámbula fue fascinante.

El personaje requiere una cantante-actriz ingenua e inocente y, al mismo tiempo, apasionada, impetuosa y cariñosa, que puede llorar de alegría o tristeza. Y esto lo hace Callas. La clave está en la cualidad única de su voz y, en apariencia, del fácil uso que hace de ella.

Bernstein la describe como, "Algo maravilloso, a veces es violín, otras viola, otras flauta. Su interpretación de la sonámbula es fascinante. Callas es gloriosa”  
La Sonámbula es uno de los más grandes logros que se haya visto sobre un escenario.
Gondiazar

3 comentarios:

  1. Buen aporte operístico.

    ResponderEliminar
  2. Garganta de oro y sensibilidad.Una maravilla.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  3. Estoy casi totalmente de acuerdo con tu artículo, pero no debemos olvidar que nuestra Caballé, en sus buenos momentos, tenia un registro de voz que nos transportaba más allá de las estrellas.

    ResponderEliminar