miércoles, 30 de julio de 2014

CINE

INTELIGENCIA ARTIFICIAL

No hace mucho tuve el honor de entrevistar al Dr. Ignacio Pérez Blanquer en el programa de cine que hago todas las semanas en Radio Puerto.  Dedicado muchos años a la asignatura de "Inteligencia Artificial y Sistemas Expertos" y  Académico de esta casa, su opinión nos interesaba mucho para referirnos a la forma en que la Inteligencia Artificial había sido llevada al cine en las numerosas películas que se han ocupado de este tema, pero sin olvidar, como nos recordó el Dr. Pérez Blanquer que ya lo encontramos en la mitología griega en la que Hefesto, arrojado del Olimpo por su madre Hera, quedó inválido y tuvo que construir robots que lo ayudaran a caminar y a trabajar en la fragua o el mito de Pigmalión y Galatea.
Es aún, nos dijo, un concepto difuso  Una definición aproximada es que es el conjunto de métodos y sistemas computacionales  cuya tarea es la de simular ─y superar si es posible─ propiedades y características  propias de los  humanos.

Refiriéndonos al cine, la inteligencia artificial aparece en películas como “El Golem” (1920), de Paul Wegener y Carl Boese, obra maestra del expresionismo alemán,  “Metrópolis” (1927), de Fritz Lang, en la que un científico inventa un robot antropomorfo capaz de tomar tanto la conducta como la apariencia de cualquier persona, Frankenstein” (1931), de James Whale, con Boris Karloff en el papel principal, es la adaptación cinematográfica de la novela de Mary Shelley.  En la memoria colectiva de nuestra cultura hay un lugar para la imagen del monstruo sentado junto a una niña en el campo arrojando flores a un lago,  “2001, Una Odisea del Espacio” (1968) de Stanley Kubrick,  en la que HAL 9000, una máquina dotada de inteligencia artificial, se encarga de controlar todos los sistemas de una nave espacial.  Cuando deciden desconectar la máquina, su reacción es como la de un humano.
En “Inteligencia Artificial” (2001), de Steven Spielberg, los seres humanos conviven con robots llamados Mecas. A un niño- robot  se le programa para amar pero los hombres no están preparados para esto y el niño se encontrará solo en un extraño y peligroso mundo.  La película era un viejo proyecto de Stanley Kubrik que nunca llegó a realizar.


“Un amigo para Frank” (Mi robot y yo), de Jake Schreier:  Androides programados para cuidar personas mayores.
La reciente “Her” (2013) de Spike Jonze  con Joaquin Phoenix, nos ofrece una historia en la que un hombre solitario a punto de divorciarse que trabaja en una empresa como escritor de cartas para terceras personas, compra un día un nuevo sistema operativo basado en el modelo de Inteligencia Artificial. Para su sorpresa, se crea una relación romántica entre él y Samantha, la voz femenina de ese sistema operativo. 
En “Transcendence” (2014), de Wally Pfister que acabamos de ver en nuestras pantallas con  Johnny Depp, Rebecca Hall, Morgan Freeman en los papeles principales, el Dr. Will Caster (Johnny Depp) es el investigador más importante en el campo de la Inteligencia Artificial, y está trabajando en la creación de una máquina sensitiva que combine la inteligencia colectiva de todo lo conocido con el rango completo de emociones humanas.
Hay muchas otras películas que tratan de la Inteligencia artificial y de la implantación de elementos extraños, prótesis,  en los humanos para potenciar sus capacidades (“Robocop”) y es seguro que todos los avances que se consigan en el futuro serán recogidos también por el cine en futuros films.
Jesús Almendros Fernández
Socio colaborador de la Academia

No hay comentarios:

Publicar un comentario