martes, 1 de julio de 2014

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (173)

POBREZA y PARO



Pobreza es sinónimo de necesidad, miseria y escasez. Cada vez más nos encontramos muy cerca de nuestras vidas a pobres de solemnidad. Un simple paseo por Larga, Palacio, Luna, Cruces…, nos desvelará las desigualdades latentes en nuestras estructuras económicas. A un año de la próxima consulta electoral, el estado de ánimo de muchos portuenses sigue estancado en un hondo desaliento, con tendencia a empeorar. Nos preguntamos, si por parte de quien corresponde, se profundiza en el conocimiento de la pobreza y los sectores de la población que lo sufren, ya que según los indicadores, no parece que vaya disminuyendo, sino todo lo contrario. En Andalucía, el número de pobres ha aumentado un 11 por ciento, siendo la segunda comunidad donde más crece. El obispo de Asidonia-Jerez, José Mazuelos, viene instando a los políticos desde hace tiempo a “aparcar sus ideologías, sentarse a una mesa y buscar el bien común”. Estamos ante una situación estructural y hay mucha gente sufriendo”.

La pobreza absoluta se define como la situación en la cual no están cubiertas las necesidades básicas del individuo, es decir, existe carencia de bienes y servicios básicos (normalmente relacionados con la alimentación, la salud, la vivienda y el vestido). Este concepto de pobreza está fuertemente relacionado con la miseria. Las cifras de personas que carecen de lo básico para sobrevivir con un mínimo que garantice un nivel elemental resultan alarmantes. He oído decir a una persona de las denominadas “pobres” que para entenderlos hay que estar cerca de la muerte.

Erradicar el Hambre y el Paro para combatir la pobreza debería ser  el principal compromiso de nuestros gobernantes locales a través de la adopción de medidas que permitan la reducción del número de personas que lo sufren y la padecen, ya que constituye una violación de los derechos humanos fundamentales.

Los planes del Gobierno Municipal actual y sobretodo en los venideros programas de las distintas opciones políticas que concurrirán a las elecciones el próximo año, deberían establecer medidas y políticas de actuación para eliminar la pobreza y el paro como objetivo prioritario, ya que son la mayor causa de hambre. Actuar de inmediato para proporcionar el acceso a alimentos a los más afectados por el hambre, así como la creación de oportunidades de trabajo, son dos de las medidas clave para erradicar el problema. Mención especial de gran preocupación, son las personas jóvenes quienes están sufriendo los mayores niveles de desempleo, lo que conlleva situaciones sumamente devastadoras. No se puede estar de brazos cruzados, o simplemente donar aportaciones monetarias escasas, mientras aumenta cada día el número de personas que pasan hambre y se encuentran en situación desesperada por la falta de trabajo.

En estas condiciones, no puede extrañar que percibamos  que nuestra sociedad se está empobreciendo y que ello nos llevará a un derrumbamiento de las condiciones generales de vida, que perdurará largo tiempo y que alcanzará a más personas de las ya afectadas. Si no se toman medidas urgentes y eficaces, cada vez habrá más pobres. De hecho, de no ser por la actuación de miles de personas voluntarias, miembros de las  organizaciones sociales, sindicales, religiosas, de consumidores, ecologistas, y ONG´s, que intentan hacer lo posible en la lucha contra las causas de la pobreza y del desempleo,  la crisis social se habría hecho ya insostenible. Nuestros gestores políticos y el sector empresarial tienen la palabra.
Antonio Leal Giménez
Académico de Santa Cecilia

</div>

8 comentarios:

  1. Magnifico artículo. Me alegra conocer que la Academia está sensibilizada en temas tan dramáticos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias D. Antonio. He estado cerca de la pobreza y aplaudo su inquietud. Animo a todos los lectores a que escriban algún comentario. No se puede pasar desapercibido ante hechos de esta transcendencia.

    ResponderEliminar
  3. Más de 1.300 millones de personas en el mundo viven con menos de un euro al día y el 10% de la población más rica posee el 85% de la riqueza del mundo.¿ Dónde están las causas y los responsables?

    ResponderEliminar
  4. Combatiendo el fraude fiscal que se estima alrededor de los cien mil millones habría recursos para combatir la pobreza en nuestro país.

    ResponderEliminar
  5. Mi enhorabuena por su artículo, pues me consta su buena voluntad y, a la vez, mi profunda decepción. Termina el artículo diciendo que hay organizaciones sindicales implicadas en la lucha contra la pobreza y el desempleo. ¿Qué organizaciones sindicales, las que administran los dineros de los ERE o los dineros de los cursos de formación... en la picaresca? ¿se refiere a esas?

    ResponderEliminar
  6. No debería usted generalizar Sr. Anónimo y mucho menos decepcionarse. La gran mayoría a quienes usted critica no tenemos nada que ver con ERES ni con cursos de formación. También estamos en contra de tanto "aprovechao" que son una verdadera lacra.

    ResponderEliminar
  7. Que magnifico artículo. Destaco la claridad de las ideas y la sencillez en el análisis.

    ResponderEliminar
  8. “La miseria es obra de los hombres, sólo los hombres pueden destruirla” (Joseph Wresinski)

    ResponderEliminar