viernes, 15 de agosto de 2014

CINE

“MI OTRO YO”
       
Hace poco veíamos en nuestras pantallas la última película de Isabel Coixet, “Mi otro yo” (2013), que no ha sido excesivamente bien recibida por la crítica pero que yo encuentro, cuando menos, muy interesante. Ella  ha demostrado sobradamente que sabe hacer cine en películas como “Mi vida sin mi” (2003), “Paris, je t´aime” (2006), “Elegy” (2008), “Mapa de los sonidos de Tokio” (2009) y sobre todo en “La vida secreta de las palabras” (2005)...
  Yo creo que esta película no ha sido comprendida o que Isabel Coixet no ha sido capaz de hacerla llegar al espectador, en cualquier caso el tema que se plantea en esta película es apasionante y la puesta en escena magnífica.

        “Mi otro yo” (Another Me) (2013), coproducida por España y Reino Unido y rodada en Ingles, con Sophie Turner, Claire Forlani, Jonathan Rhys Meyers, Rhys Ifans, Ivana Baquero,Geraldine Chaplin, Gregg Sulkin y Leonor Watling, en los papeles principales, es un thriller psicológico que trata de la vida de la joven Fay (Sophie Turner) que parece una chica sin problemas, pero cuya situación cambia de manera  inesperada cuando un día empieza a tener la molesta sensación de que alguien la está siguiendo. Aunque parece absurdo, Fay juraría que ese alguien es su doble, una persona exactamente igual a ella. Y más aún, cada vez está más convencida de que esa persona no se conforma con tener su mismo aspecto, sino que quiere tener su misma vida. Nunca se lo podría haber imaginado, pero Fay pronto descubre que ha sido alcanzada por una parte secreta y oscura de su pasado aunque siempre nos queda la duda de si esa hermana existe realmente o es fruto de su imaginación inducida por el sentimiento de culpa de sus padres.

         “Mi otro yo” es una película “doppelänger”, de gemelos, de las muchas que nos ha ofrecido el cine. Recientemente veíamos “Viva la libertad”, de Roberto Andó, con Toni Servillo, película italiana en clave de comedia y no hace demasiado tiempo también pudimos ver “Enemy”, de Denis Villeneuve con Jake Gillenhaal sobre una novela de José Saramago y si nos alejamos en el tiempo, podemos recordar películas como “El club de la lucha”, (1999), de David Fincher  con Brad Pitt y Edward Norton o joyas como “El otro” (1972), de Robert Mulligan o “A través del espejo” (1946), de Robert Siodmak con Olivia de Havilland.  En todos los casos el problema que se presenta es el de el conflicto entre dos hermanos, exactos físicamente entre si, pero totalmente distintos en su carácter, en su actitud ante la vida, en su sensibilidad , en su comportamiento y el aprovechamiento por parte de uno de ellos, de la consideración social ganada por el otro, sustituyéndolo y anulándolo.   Pero en verdad para llegar a esta situación no es imprescindible la presencia de un gemelo. Hay personas que son capaces de desdoblarse en dos según las circunstancias lo aconsejen, personas a las que solemos llamar “falsas” o hipócritas, personas que ponen una u otra cara según con quien se estén relacionando o según necesiten conseguir la empatía de otro que les puede hacer algún favor o ayudarles a escalar socialmente.  En estos casos estaríamos mas cerca del desdoblamiento de la personalidad que de su duplicidad.  Prototipo de esta situación sería la novela “El extraño caso del Dr. Jekyll y Mr. Hide” de Robert Louis Stevenson, llevada numerosas veces al cine.
Jesús Almendros Fernández
Socio colaborador de la Academia

1 comentario:

  1. Excelente reseña crítica, coincido al cien por cien con el autor.

    ResponderEliminar