miércoles, 1 de octubre de 2014

PATRIMONIO MUSICAL: LA ZARZUELA (III) La verbena de la Paloma


La verbena de  la Paloma, o el boticario y las chulapas y celos mal reprimidos, es una zarzuela en un acto, denominada sainete lírico, con libreto de Ricardo de la Vega y música compuesta por Tomás Bretón. Se estrenó el 17 de febrero de 1894 en el Teatro Apolo de Madrid.

Su título hace referencia a las fiestas madrileñas de agosto, concretamente el día 15, cuando se celebra la procesión de la Virgen de la Paloma.
Se estructura en un solo acto, dividido en tres cuadros, siendo una zarzuela prototipo del género chico, es decir, de corta duración.

En la obra aparecen personajes tan entrañables y recordados como las chulapas, el sereno, los guardias, el boticario, el tabernero, etc., además de otros tan castizos como Don Hilarión y sus amigos Don Sebastián, la tía Antonia… Todos estos personajes son muy característicos del viejo Madrid del siglo XIX.

La idea de que Tomás Bretón compusiera una obra de estas características no fue bien recibida al principio, ya que nunca había puesto música a un sainete. Pero La verbena de la Paloma resultó todo un éxito y un gran acontecimiento el día de su estreno y, sin duda, ha sido la obra más famosa de este compositor salmantino, por la que siempre ha sido recordado. Es una de las obras más célebres del repertorio musical español y en particular del Género Chico. Al estreno acudieron personajes tan célebres como José de Echegaray y Clarín, entre otros.
Zarzuela muy conocida a nivel internacional y que ha sido representada en numerosos teatros en España y en el extranjero. Posee fragmentos muy famosos y pegadizos, que se han conservado hasta nuestros días, como por ejemplo las coplas de Don Hilarión Una Morena y una rubia; el dúo de la habanera ¿Dónde vas con mantón de manila?; el cante flamenco en la soleá En Chiclana me crié o las seguidillas Por ser la Virgen de la Paloma.


2 comentarios:

  1. Me gusta y me parece muy formativa esta colección de escritos sobre la zarzuela, lástima que poca gente aprecie su valor como género lírico.

    ResponderEliminar
  2. Soy un admirador de la Zarzuela y el género Chico, verdaderamente, como dice el comentarista anterior y anónimo, es una pena que se este perdiendo este género, cuando la afición por él, al parecer por esta zona, no tiene mucho interés, en otras palabras, que la juventud, no coge la antorcha del relevo, para que esta afición no se pierda

    ResponderEliminar