jueves, 26 de febrero de 2015

CINE

“Y EL GANADOR ES…..”
      

Como todos los años por estas fechas se ha celebrado la esperada entrega de los premios “Oscar”.   Las mejores películas de América y del mundo, en liza, para ver cuál es la merecedora a ser considerada la mejor del año. Pero no solo la mejor película sino también, el mejor director, la mejor actriz, el mejor guión, la mejor fotografía, etc.  Todo el mundo conoce cuál es el sistema empleado para calificar los distintos trabajos.   Todos los académicos, es decir, todas las personas de la Industria, del mundo del cine, son invitados a dar su particular calificación a los distintos candidatos (nominados).  Ese mismo sistema es el empleado por todas las Academias de Artes y las Ciencias Cinematográficas de todo el mundo y en principio es suficientemente bueno como para ser aceptado y respetado aunque todo el mundo sabe que muchas votaciones están condicionadas por factores múltiples como son fiestas, regalos y promesas.    En Europa las principales cinematografías han copiado esta práctica y han creado los premios “Bafta” en Reino Unido, los “César” en Francia o los “Goya” en España, todos ellos concedidos antes de la entrega de los “Oscar” que son al cine lo que los premios Nobel a la literatura.

         Hay años en los que los académicos optan por concentrar los premios en unos pocos títulos y potencian una película con un gran número de estatuilla, como ocurrió con “Ben-Hur” o “Titanic” a las que premiaron con 11 a cada una. Otras veces se reparten de forma mas equilibrada y son muchas mas las películas que pueden presumir de haber obtenido algún premio. Tambien es variable el criterio con el que los académicos han mostrado sus preferencias. Hay años en los que verdaderas obras maestras han pasado inadvertidas para los miembros de la Academia que han elegido películas verdaderamente mediocres incapaces de soportar el paso de los años.   Este año el cine ha tenido suerte y aunque lo mismo que han sido merecidos los premios obtenidos por muchos de los candidatos (nominados), lo hubieran sido igualmente otros si se les hubiera concedido porque ha habido una buena cosecha cinematográfica y ha habido donde elegir sin meter (demasiado) la pata.


La vencedora indiscutible de este año ha sido “Birdman”, del mejicano Alejandro González Iñárritu, del que todos los aficionados recordamos sus “Amores perros”. El premio no deja opción a la duda: mejor película, mejor director, mejor guión y mejor fotografía, en una palabra, mejor obra en conjunto y es de justicia que así haya sido reconocido porque “Birdman” es una verdadera obra maestra, un prodigio de fotografía con un guión perfecto y una dirección impecable. Se hablaba de “Boyhood” y su director Richard Linklater como posibles ganadores y si hubiesen ganado, todos habríamos dicho que eran unos premios merecidos pero solo puede ganar uno y el que lo ha hecho ha sido muy merecidamente porque pocas son las películas de nuestro tiempo que pueden ser calificadas como obras maestras y la elegida lo es.  El vuelo de la cámara, como si fuese autónoma e inteligente, recorriendo de forma imprevisible e inaudita los escenarios de la película, es una de las cosas que todo buen aficionado tiene que guardar en su arca de tesoros cinematográficos a recordar.

En cuanto a los actores, el Oscar a Julianne Moore era uno de los mas esperados. Su interpretación en “Siempre Alice” de una profesora que se ve afectada por el Alzheimer es muy buena pero la película, que actualmente podemos ver en nuestras pantallas, no alcanza la profundidad necesaria.  El Oscar a Eddie Redmayne por su interpretación de Stephen Hawkins en la película que también podemos ver actualmente en nuestras pantallas “La teoría del todo”, era seguro porque es muy del gusto americano, muy efectista y granguiñolesca frente a la contención y serenidad de otras como las de Michael Keaton o Bradley Cooper.  Merecidos también los Oscar de Patricia Arquette y J.K. Simmons y escasos los concedidos a una pequeña joya como “El gran hotel Budapest” y esperado y merecido también el Oscar a “Ida” como mejor película de habla no inglesa.

Jesús Almendros Fernández
Socio colaborador de la Academia

No hay comentarios:

Publicar un comentario