lunes, 29 de junio de 2015

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (223)

LA SAL DE EL PUERTO

Cada vez se citan más la importancia y las posibilidades de la sal entre las potencialidades de nuestra tierra. Posibilidades no solo de tipo comercial y empresarial, sino que bien desarrolladas mejorarían las condiciones medioambientales del entorno y tendrían –como elemento patrimonial de primer orden presente en la historia de esta ciudad desde sus orígenes-, un aprovechamiento turístico como objetivo a conocer por ser diferente y novedoso para el visitante. Y por esos valores histórico, patrimonial, medioambiental, biológico, serían óptimos lugares de visitas planificadas y a integrar en las actividades de los centros escolares.

Pero citado esto, mi objeto es destacar el ejemplo de una pequeña población burgalesa donde este interés es una realidad: Poza de la Sal. Fue para mí una sorpresa hallar en aquel lugar tal dedicación a este producto. Allí han conservado el recuerdo de lo que tanta importancia tuvo para su historia, dándole incluso el nombre a la localidad.

Poza de la Sal fue un importantísimo centro productor de sal. El territorio salinero se origina en el fenómeno geológico diapírico, que provoca el ascenso desde capas profundas y afloramiento en la superficie, de una masa salina y materiales menos densos. Morfológicamente es un circo o depresión elíptica de diámetros aproximados 2,50x2,00 km, en cuyo fondo se encuentra la cuenca salinera, explotada desde la Prehistoria. El diapiro de Poza de la Sal es BIC en la categoría de Sitio Histórico. La explotación, y la ocupación del territorio, parecen iniciarse en el Paleolítico, aunque los restos detectados proceden del Neolítico y Calcolítico, y del Bronce Medio. Esto ha motivado la protección del Salero e iniciativas para su conservación y divulgación, en lo que es pieza fundamental el Centro de Interpretación, el cual, junto con unas explotaciones al aire libre visitables, explican al visitante la historia y sistema de trabajo.

En la época de explotación existían unas 3.000 Eras en actividad. Actualmente no existen salinas en explotación ni actividad industrial, pero la “Asociación de Amigos de las Salinas” trabaja para recuperar la memoria y la historia local y dar a conocer qué y cómo eran, y así han recuperado cuatro Eras. El Centro de Interpretación merece ser visitado por la ejemplaridad de su diseño, montaje y exposición. Instalado en una casa noble proyectada en 1786, que fue la Casa de Administración de las Reales Salinas y es hoy la Casa de la Cultura, el Centro de Interpretación de las Salinas es el medio más importante para divulgar el patrimonio salinero, el diapiro que originó el yacimiento salino, y mostrar el proceso tradicional de explotación de la sal. En este empleaban dos métodos: en superficie, por evaporación y cristalización que daban lugar a la salmuera, y subterránea, donde obtenían salmuera artificialmente.
Antonio Moreno Basallote
Socio colaborador de la Academia Santa Cecilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario