viernes, 3 de julio de 2015

CINE DE TERROR (1ª Parte)


A la izquierda el cartel de Poltergeist de 1982 y a la derecha el cartel del remake de 2015


Hubo un tiempo en que el cine comercial, sobre todo el cine americano, estaba dividido en géneros, presentes en la memoria de todos los aficionados al cine: el cine negro, la comedia, el western, el cine cómico, el cine de terror, el musical, etc. La comedia nunca ha dejado de estar de moda pero otros géneros han tenido sus momentos de gloria y sus periodos de abandono y olvido por parte de los aficionados. Un género que parecía tan inamovible como la comedia era el western sin embargo en los últimos años pocas películas del oeste se han realizado, pero un género como el cine de terror ha incrementado su popularidad de forma notable.

Festivales como el de Sitges, el de Cine de Terror de San Sebastián o el Nocturna de Madrid, nos adelantan las producciones mas recientes de este género del que constantemente llegan muestras a nuestras pantallas. Ahora mismo tenemos en los cines de nuestra ciudad películas como la americana “Insidious, Capitulo 3”, de Leigh Whannell, una nueva versión de “Poltergeist”, el clásico de 1982, dirigida esta vez por Gil Kenan y una pequeña joya del cine independiente americano que ha sido una sorpresa en todo el mundo, “It Follows”, de David Robert Mitchell. Y en semanas anteriores a lo largo de todo el año, siempre tenemos alguna película de terror en cartelera. Sirvan de ejemplo películas como “La Pirámide”, “El heredero del diablo”, “The Babadoock”, “La señal” o “Musarañas”.
El Cuervo de Allan Poe llevado al cine por Roger Corman
Las películas de este género tratan de crear en el espectador sensaciones de inquietud, miedo o desasosiego recurriendo a escenas siniestras e inquietantes. El cine de terror nace con el expresionismo alemán del que toma su estética con películas como “El gabinete del doctor Caligari” de F. W. Murnau, “El Golem” de Paul Wegener y Karl Boese y “Nosferatu, el vampiro”, de Robert Wiene, todas de los años veinte pero esta estética perdurará a través del tiempo alcanzando su máximo esplendor en los años treinta en los que la productora Universal se especializó en este género con actores como Bela Lugosi y Boris Karloff, y a directores como Tod Browning y James Whale, que realizaron películas como “Drácula”, de Browning, “El doctor Frankenstein” y “La novia de Frankenstein” ,
ambas de Whale, “Dr. Jekyll and Mr. Hyde”, de Rouben Mamoulian o Freaks, “La parada de los monstruos”, también de Tod Browning.
Años mas tarde otras compañías como la británica “Hammer” o “New World Pictures” continuaron realizando películas del género que ha llegado hasta nuestros días con modificaciones muy notables.

Escena de Nosferatu, el vampiro; primera película basada en la novela de Drácula
Roger Corman adaptó varias novelas de Edgar Allan Poe como “El péndulo de la muerte” , “El cuervo”, “La máscara de la muerte roja”, todas en Norteamérica en los años sesenta. Al mismo tiempo en el Reino Unido, otro director, Terence Fisher, adoptó un estilo parecido actualizando las figuras clásicas del terror apoyado por la productora “Hammer Films” rodando películas como “Drácula” , “Las novias de Drácula” o “Drácula, príncipe de las tinieblas”. Es de destacar como después de muchos años de haberse realizado estas películas tuvo lugar un curioso retorno a los mismos temas con películas como “Drácula de Bram Stoker” , de Francis Ford Coppola, “Entrevista con el vampiro” , de Neil Jordan o “Frankenstein de Mary Shelley” , de Kenneth Branagh.

Por Jesús Almendros Fernández

No hay comentarios:

Publicar un comentario