domingo, 1 de mayo de 2016

DÍA DE LA MADRE. Carta de una adolescente a su segunda madre

Hola, te voy a hablar de cuando te conocí hasta hoy.

Llegaste al colegio como la profe de los juegos, me parecía super guay que hubiera una profe de juegos porque  pensaba que así siempre íbamos a tener juegos. De pronto, un día la profe de juegos estaba saliendo con mi padre, yo estaba flipando. No sé por qué no me puse celosa, si cuando mi padre miraba a otras chicas siempre me enfadaba, supongo que como tú eras la profe de juegos te daba permiso para ser su novia. Ja, ja.

Desde mi punto de vista, congeniamos superbien desde el primer momento. Siempre hacíamos cosas guays, eras más bien como mi hermana, aunque ahora suena  MUY RARITO!!!

Después cuando me fui, perdimos un poco la confianza, por los menos por mi parte. Me acuerdo cuando fueron mi padre y tú (y estrellita) a Argentina y estaban en el hospital, te asomaste por la puerta cuando yo estaba llegando a la habitación y ni te reconocí.
En Argentina me lo pasé super bien con ustedes. Después cuando vinimos a Fuerteventura, ya no eras Inma la hermana sino Inma la madrasta mala Ja, ja. Es broma no me mates.

Desde entonces, para mí siempre has sido mi 2ª mamá y eres muy importante para mí. Ahora vamos a ser tres las que nos sentemos en el sofá a mirar mujeres desesperadas y tomar helado de dulce de leche y stracciaella, ya tengo ganas de saber cuál va a ser el helado favorito de Irene!!!  Ahora vamos a ser tres cuando vayamos en el coche escuchando todo el álbum de Rick Martin y de Bob Marley, y digo que vamos a ser tres porque esos momentos tan pequeños e insignificantes que no son nada del otro mundo, son los que se viene a la cabeza cuando pienso en ti, y me encantaría que Irene también los viva, aunque con otra música y otras series de la tele, pero que los viva, porque son momentos increíbles para mí, que he vivido contigo, y te describen totalmente.

Me acuerdo cuando tu padre te regaló el coche, como yo no estaba acostumbrada a que condujeras tú, estaba siempre pendiente de lo que hacías, como si yo supiera algo de cómo se conduce.  Me acuerdo que el disco de Ricky Martin siempre se trababa en nuestra canción favorita y siempre que lo poníamos esperábamos que por arte de magia se arreglara, pero no había forma. Los días en la playa con la familia, para mí eran los mejores, me encantaba estar contigo en el agua, nunca me decías que no cuando quería jugar a H2O (que era siempre).

Ahora las cosas cambiaron un poco, pero aunque estés todo el día echándome la bronca, (va a sonar raro) me encanta estar contigo, porque sin darme cuenta me parezco tanto a ti, hasta te imito cuando no estás y tengo que cuidar a mi padre, porque has formado parte de una de las etapas más importante de mi vida y lo que soy ahora, en gran parte es gracias a ti. Sé que va a sonar muy cursi para ti, pero ojalá fueras eterna. Te quiero segunda mamá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario