lunes, 13 de junio de 2016

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (266)

MONUMENTO A UN MEDICO

Monumento al Dr. Federico Rubio en el Parque del Oeste, Madrid
He leído en la prensa la intención de realizar un monumento a un médico y me ha sorprendido que el homenajeado no sea el insigne portuense Dr. Federico Rubio y Galy, cirujano de reconocido prestigio mundial que tiene un monumento en Madrid en el Parque del Oeste, y no en su ciudad natal. La propuesta lleva consigo además su nombramiento como hijo adoptivo de la ciudad, se trata del médico Daniel Ortega, que debió de ejercer la profesión en nuestra ciudad unos diez años, tiempo superado por otros compañeros de profesión como los Dres. Botello, padre e hijo; Muñoz-Seca Padre e hijo, Almorza, Jaime San Narciso, Viseras y un largo etc., que dejaron una notable impronta en la población portuense.

Por ello creo conveniente recordar a nuestro paisano el Dr. Rubio que fue un avanzado de su época, como recoge amplia y documentadamente Luis Suarez Ávila en el prólogo de su libro Memorias (fragmentos), y del que espigo algunos datos para un mejor conocimiento de sus paisanos. Como médico, fue Académico de la Real de Medicina de Madrid, profesor honorario del Real Colegio de Cirujanos de Londres, Director-fundador de la Revista Iberoamericana de Ciencias Médicas, recibió las grandes cruces de Alfonso XII y del Cristo de Portugal, y la Reina Regente, María Cristina le ofreció el título de Marqués del Puerto de Santa María que rehusó cortésmente fiel a sus ideas políticas republicanas.

Vista general del Instituto Rubio
Como cirujano fue el primero en el mundo que extirpó un riñón y el primero en España en practicar la ovariotomía y la extirpación de la matriz. y fundó en 1895 el Instituto Rubio que estuvo funcionando hasta la guerra civil destruido en un bombardeo y con antelación había fundado la Escuela Práctica de Enfermeras de Santa Isabel de Hungría. Como político fue  Senador y Diputado a Cortes y también embajador de España en Londres.

Recordemos además las dificultades económicas que padeció su familia por el talante liberal inquebrantable que sostuvo su padre durante el periodo absolutista. Lo que le llevo a tener que costearse sus estudios de Medicina dando clase de esgrima en el colegio gaditano de San Felipe Neri.

Si hablamos de un monumento a un médico como tal y por ello, debe ser para nuestro ilustre portuense D. Federico Rubio. Como lo cortés no quita lo valiente, el homenaje al Dr. Ortega no está de más, aunque se me antoja más como un acto político, por su filiación comunista y sus servicios como coronel del ejército republicano, que de reconocimiento a una profesión. La justicia exige dar a cada uno lo suyo; la pedagogía pública no mezclar las cosas.

Enrique García Máiquez
Académico de Santa Cecilia

3 comentarios:

  1. De acuerdo totalmente y a ver, si de paso, se quita alguno de los que hay por ahí de unos cuantos chiquilicuatres que los turistas se quedan mirándolos con cara de cachondeo.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo con la propuesta y con el planteamiento

    ResponderEliminar
  3. Se echa de menos que la Academia no se ocupe del tema de las fundaciones del Puerto: la de J.L.Tejada, la de Muñoz-Seca y las otras tres. Estas instituciones deberían tener un peso cultural en la ciudad que desgraciadamente no tienen. Posiblemente la Academia podría hacer algo para ponerlas en ponerlas en su lugar y darles el lustre que debieran tener. Igual habría que fomentar una fundación Federico Rubio.

    ResponderEliminar