jueves, 4 de agosto de 2016

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (273)

EL BOSCO  Y SU GENIALIDAD MISTERIOSA

Pensar en el pintor flamenco Jerôme Bosch o Jerôme Van Aken, conocido en nuestro País como El Bosco, es llenar nuestra mente y todos nuestros sentidos de las infinitas imágenes que podemos contemplar en sus obras maestras. Las figuras esenciales con las que desarrolla sus escenas religiosas están siempre acompañadas de otras muchas de seres humanos, animales, plantas y edificaciones que se entremezclan entre ellos, dando como resultado un conjunto figurativo imposible de describir. El realismo se mezcla con la abstracción y la poderosa fantasía imaginativa del artista nos lleva hasta el surrealismo más expresionista de nuestros días. Los aparentes animales pueden estar formados por la mezcla de varios, un pájaro, un batracio y un roedor, cuando no coloca unos grandes bigotes de felino a algún personaje que aparentemente nos desafía con su mirada.

Como la de sus coetáneos, su pintura parte de los manuscritos medievales y de las escenas realizadas por los artistas que le precedieron, pero también supo incorporar todo tipo de imágenes que le llegaron por numerosos caminos, sobre todo de animales como la jirafa, el elefante y de árboles como el drago. Todos ellos aparecen en la escena del Paraíso del Jardín de las Delicias y no pertenecían al mundo que le rodeaba.


 
Pero lo que más admiramos de sus obras es su capacidad para crear figuraciones fantásticas imposibles, sus monstruos y personajes de los infiernos de los trípticos que nos aterrorizan, a la vez que desatan en nosotros una poderosa admiración por este personaje tan misterioso como lo son sus pinturas. Apenas se conservan una treintena de documentos de archivo relacionados con él, en su mayoría de transacciones de la vida cotidiana y muy pocos de su quehacer artístico. Sabemos si que vivió una vida acomodada.

La colección de El Bosco que conserva el Museo del Prado, fruto de la pasión que tuvo el rey Felipe II por sus pinturas, es la mejor del mundo. Según Fray José de Sigüenza, poeta, intelectual y bibliotecario del Real Monasterio de San Lorenzo de El Escorial, eran tenidas por el monarca como referentes religiosos y moralistas. El conjunto formado por  La Mesa de los Pecados Mortales y  los tres grandes trípticos, La Adoración de los Magos, El Carro de Heno y El Jardín de las Delicias, la más " grande " de sus composiciones, es incomparable, sin olvidar otras de menor tamaño. A través de ellas podemos ir viendo la evolución de su arte y su técnica.

El proceso creativo que parte de un dibujo muy preciso se ve realzado por su manejo del color, a veces también un tanto caprichoso, de la perspectiva y de la profundidad de sus paisajes que se pierden en la lontananza. Las figuras y todos los elementos de sus cuadros están realizados a muy diversas escalas, de las más grandes a las miniaturistas. El estudio en profundidad de estas obras nos revela un mundo subyacente en el que podemos observar aún más figuras de las que vemos en el visible. Tampoco podemos olvidar la enorme cantidad de interpretaciones que todas ellas han recibido a través de los siglos. Están llenas de misterios y secretos.

En un mundo en el que la imagen es fundamental, El Bosco es un artista para incorporar a nuestras vidas. Por muchos años que contemplemos sus creaciones,  nunca se nos agotaran. Siempre podremos seguir encontrando cosas sorprendentes, como suele suceder con las grandes obras maestras de los genios.
Carmen Garrido Pérez
Académica de Santa Cecilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario