sábado, 7 de enero de 2017

FIN DE FIESTAS

Acabado el roscón de Reyes, recogidas las luces, las bolas de colores, velas y guirnaldas, envuelta con mimo cada figura nueva del nacimiento, y con mucho más mimo las que conservamos de tiempo atrás, podemos asegurarlo: han acabado las fiestas.
Ya no tiene que estar en la tele La Princesa Sofía, ni hay juguetes en las sillas del salón. Recuperamos en las casas ese aburrido orden doméstico, en mi caso ─en muchos casos─ con pena porque los que vinieron de lejos ya se marcharon.
Si lo piensan, resulta que la alegría ante el portal era por los villancicos que cantaron nuestros pequeños y que la mayor ilusión la trajeron sus explicaciones al contarnos qué pedían a los Reyes. ¿Y qué es la Navidad si no eso?
Los días continúan. Habrá que cantar el Gracias a la vida que me ha dado tanto y bien saben ustedes que no eran regalos materiales lo que se agradecía si no poseer como un tesoro la risa y el llanto. Sí. Eso era lo que agradecían sus cantautores: la capacidad de emocionarnos, de agradecer.
Reflexionamos ahora:
─¿Hemos aprovechado estos días para ser felices a pesar de las dificultades cotidianas?
─¿Y para agradecer? Sabemos que es más feliz quien ve la botella medio llena. Por ejemplo, en El Puerto se ha hecho un gran esfuerzo por mejorar las fiestas, por atraer a su centro la población. Hemos disfrutado de una preciosa cabalgata.
Alguno estará pensando: Cabalgata bonita la de… no hagan caso. Son los que ven la botella medio vacía. No sufrimos los portuenses porque haya cabalgatas mejores. Tenemos que mejorar porque, simplemente, es mejor para nosotros.
Apenas acabado el recorrido de los Reyes Magos, ya estaban los servicios de limpieza adecentando todo. Es decir, ha habido muchas personas implicadas: organizadores, técnicos, voluntarios, agrupaciones… para que todo salgan mejor. Cuidando para que todo saliera como se esperaba. ¿Seremos capaces de agradecer a tanto personal su dedicación? Todos necesitamos que la ciudad prospere.
Como propósito para el año nuevo tendremos que hacer un gran esfuerzo, cada uno en la parcela social que nos toque en esta vida. ¿No lo creen ustedes así?
María González Forte
Colaboradora de la Academia

3 comentarios: