jueves, 9 de febrero de 2017

CINE (“MÚLTIPLE”, de M. Night Shyamalan)

                   
                      
          M. Night Shyamalan, saltó a la fama mundial con su película “El Sexto Sentido”. Posteriormente confirmó su gran talento en otras películas como “Señales” o “El Bosque”, pero además de estas películas, realizó otras que hacían temer que hubiera dejado de ser aquel director de cine de terror y misterio en el que tantas esperanzas se habían depositado. Siempre parecía tener que demostrar su talento artístico porque cuantas más caras eran las producciones que hacía, mas parecía que sus éxitos esporádicos eran fruto de una moda o del momento, por eso cuando en 2015, realizó “La Visita”, después de un largo silencio, todo el mundo creyó que volvía a ser aquel director de referencia de los años 90.

Ahora nos ofrece “Múltiple”, con  James McAvoy como protagonista acompañado de Anya Taylor Joy y  Betty Buckley entre otros y todo parece indicar que el mejor Shyamalan ha  vuelto.

 La primera intención del director fue contratar a Joaquin Phoenix para protagonista de la película pero al no poder aceptar este, pensó en James McAvoy y el resultado no pudo ser mejor.

Encarnar a 23 personajes distintos, sin maquillaje ni vestuario que los distinga, pasando de uno a otro en el mismo plano, es tarea que solo un actor en estado de gracia es capaz de llevar a cabo.

  Uno de esos personajes, Kevin, le ha demostrado a su psiquiatra, la Dra. Fletcher (Betty Buckley), que posee 23 personalidades diferentes, (un niño pequeño, un joven normal, una bestia, etc.), sin embargo, aun queda una por aparecer y parece ser que esta es la que domina a todas las demás.



Kevin es obligado (por otra de sus personalidades), a raptar a tres chicas adolescentes de las cuales una, Casey (Anya Taylor Joy), es una joven inadaptada socialmente, como podemos ver en la primera imagen de la película sin necesidad de que el director lo resalte de forma especial, la cual, a pesar de estar secuestrada y en poder de Kevin, mostrará cierta simpatía hacia él o quizá, admiración.

Kevin y Casey son dos de los tres puntos de vistas que triangulan la narración.  El tercero es el de la doctora Fletcher (Betty Buckley), que aparece esporádicamente y que, en un momento dado, nos descubre la clave de la historia.

La película es muy estimable y consigue mantener en tensión al espectador, porque, sin que ocurra nada especialmente grave ni truculento, en cada momento el espectador piensa que algo terrible va a ocurrir en la vida de estos dos personajes. Historia de un hombre y de una joven que buscan dejar atrás los traumas vividos por cada uno de ellos en el pasado.  Eso es lo que tan magistralmente dominaba Alfred Hitchcock, el “suspense” y de donde bebe Shyamalan.

Como en todas las películas de este director, prevalece la imagen sobre el guión, parece estar más capacitado para contarnos lo que ocurre a través de las imágenes que de los diálogos, si bien presenta una construcción suficientemente elaborada para trabajar diferentes puntos de vista a través de miradas y por tanto, para hacer que el espectador cuestiones la suya propia, pero, a pesar de ello, ciertamente en  la película se echan en falta diálogos o los que tiene no están a la altura del planteamiento visual que es muy superior.

  Con pocos personajes y una historia sencilla (por increíble que pueda parecer), pero que va sorprendiéndonos según avanza la película, haciéndose más sutil y compleja, siempre dentro de unos escenarios reducidos, incluso claustrofóbicos, “Múltiple” mantiene la atención del espectador y consigue que esté en tensión hasta el final de la película.



 Múltiple, de nuevo con la Blumhouse, continúa, y mejora, lo emprendido con La visita, si bien estamos ante dos películas bien diferentes pero que, en ambos casos, muestran a un Shyamalan regresando a esos contornos en los que se maneja bien:
Porque Shyamalan es un director con una mirada visual de gran potencia, capaz de jugar con el espacio escaso de una habitación para definir a los personajes, para lograr que sus miradas y sus gestos sean parte de la narración y marcar su devenir, para ir conformando un relato asentando en las imágenes, en la atmósfera que, desde el arranque, va creando. Múltiple comienza sin preámbulos, abriendo la película con una secuencia magnífica, la del secuestro, que define, en gran medida, a los dos personajes principales, Kevin (James McAvoy) y Taylor-Joy). El primero, un hombre que manifiesta más de una veintena de personalidades; la segunda, Luego, por supuesto, podríamos añadir los diferentes puntos de vista de algunas de las personalidades de Kevin, que, a la larga, son las que imponen la evolución del relato. Al fin y al cabo, entre otros temas, Múltiple es una película sobre la identidad, sobre su construcción-, y no solo la de Kevin.

Así, Múltiple comienza como una película de secuestros, para ir derivando en una suerte de ‘home invasión’, aunque no al pie de la letra, con algunos elementos de drama con psicólogo de por medio y acabar siendo una película de terror, en un juego narrativo casi imperceptible, muy bien integrado por Shyamalan, que tiene como uno de sus objetivos mostrar como lo (el) fantástico se manifiesta en la realidad, algo presente en toda su obra, y que en este caso va surgiendo bajo la. En el caso de Kevin mediante la creación de una serie de personalidades que, en su mente, crean un relato por sí mismos, tanto que se producen unos conflictos que llevarán a que, finalmente, ese elemento fantástico haga su aparición. Y cuando la película parecía haber llegado a su fin, entonces, aparece ese giro que algunos no pueden disociar del cine de Shyamalan y que tiene en este caso una más que interesante relación con otro título de la filmografía del director. Entonces, el discurso sobre lo fantástico como elemento integrado en lo que conocemos como realidad, toma un sentido diferente, y lo desarrollado por Shyamalan a lo largo de Múltiple asoma con una fuerza muy diferente. Porque no se trata de una sorpresa sin más. Es, de alguna manera, una forma por parte de Shyamalan de mostrar que sigue ahí, que sus ideas, a pesar de todo, no se evaporaron. También, para mostrar que desde la mente, de sus manipulación, el hombre puede transformarse en algo distinto aunque su aspecto, en apariencia, siga siendo el mismo. En definitiva, para que mediante la manipulación del cuerpo por la mente, el hombre devenga en el elemento fantástico.

Lo mejor: McAvoy consigue que su personaje no caiga en el ridículo y entrega una muy buena interpretación. La dirección de Shyamalan, con algunos momentos que se encuentran entre lo mejor de su carrera.

Lo peor: Algunos pasajes que ralentizan el ritmo de la película, sobre todo en lo relacionado con la terapia con la doctora, que aunque con sentido dentro del relato, ocasionan que la película decaiga en determinados momentos.

Los asistentes al Fantastic Fest de Austin ya han podido disfrutar de Múltiple, la nueva película de M. Night Shyamalan y parece que el director sigue recibiendo grandes críticas después de La visita. El filme fue proyectado por sorpresa y, a juzgar por los 'tweets' recogidos por CinemaBlend, ha provocado reacciones inesperadas entre los espectadores. Todas ellas positivas.

"Intenta que nadie te 'spoilee' el último minuto de MúltipleLas reacciones del público no tienen precio", escribe el usuario Trace Thurman. Este es sólo uno de los muchos comentarios que se refieren al final de la película como algo totalmente sorprendente. "Thriller sólido. Gran trabajo de Ana Taylor Joy y McAvoy. Gran giro al final", escribe Jon Partridge.

Shyamalan ya sabe lo que es impactar al público con un giro de guion inesperado. Además del famoso final de El sexto sentido, el director sorprendió a todos con la sorpresa de El Bosque o la reciente La visita. De hecho, hay quien asegura que Múltiple está a la altura de sus mejores películas. ScreenCrush titula su crítica como "El mejor filme de M. Night Shyamalan en años es un sorprendente y agudo thriller", el usuario de Twitter Ed Travis asegura que el presupuesto limitado favorece la calidad y lightscameraaustin también afirma que esta película es lo mejor del cineasta desde Señales.

James McAvoy protagoniza esta historia que se centra en Kevin, un hombre con 23 personalidades diferentes que secuestra a tres adolescentes. Estas irán descubriendo poco a poco sus manías y, cómo no, las de sus diferentes identidades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario