lunes, 8 de mayo de 2017

O SOLE MIO, Canción napolitana S. XIX



Es una canción napolitana del siglo XIX. Italia estaba convulsionada por la crisis económica que dio lugar a levantamientos populares que fueron reprimidos con dureza. En este estado de cosas empieza la historia de O Sole Mio.

En Nápoles vivía en los últimos años del siglo XIX un poeta y periodista llamado Giovanni Capurro, nacido en la misma ciudad en 1859. Giovanni era un artista que escribía bellas canciones, vivía siempre en la pobreza, se enamoró de una elegante dama de la sociedad napolitana, Nina Arcoleo, a quien nuestro autor dedicó un poema, pues la dame en cuestión, pareció al poeta, un ser tan radiante como el sol cuando sale después de una tormenta.

Giovanni, amigo de un compositor, también napolitano, Eduardo di Capua, entregó a éste el poema para que el amigo le pusiera música, pero el amigo se fue con su padre - que era también músico-, de gira por varias ciudades europeas, y fue en la ciudad ucraniana de Odessa, cuando vio salir el sol después de una gran tormenta. Este contraste de la naturaleza le recordó el poema de su amigo, componiendo la música de esta preciosa canción.



A su vuelta a Italia presentó la canción en un concurso de la Editorial Musical Bideri, se popularizó y empezó a convertirse en una especie de himno entre los napolitanos. Entre los años 1900 y 1910, unos seis millones de italianos emigraron a distintas partes del mundo, y muchos llevaron como equipaje más ligero y duradero “O Sole Mio”, para no dejar de recordar a su querida tierra.

En las Olimpiadas de Amberes de 1920 sucedió un hecho muy singular, que demuestra la importancia que para los italianos tenía ya entonces esta canción. Al inaugurar los juegos, se extravió la partitura de la Marcha Real, el himno de Italia, y resultó ser que la única canción que todos los músicos conocían era “O Sole mio”, que fue la música que acompañó a los atletas italianos.

Sus autores, Eduardo di Capua y Giovanni Capurro, murieron a los 52 y 61 años, respectivamente, en la más absoluta indigencia.

Versión de Elvis Presley: Hermosa y excelente voz:



José Valencia Roldán
Doctor en Ciencias Náuticas

              Entrada tomada de la Revista Pliegos de la Academia, 1º semestres 2016

                                Letra en italiano (Napolitano) y su traducción en español



No hay comentarios:

Publicar un comentario