sábado, 26 de marzo de 2011

Las hornacinas de El Puerto

Es una actividad agradable y divertida dar una vuelta por las calles de El Puerto en busca de las distintas hornacinas que adornan muchos edificios. Además, de esta faceta de entretenimiento, las hornacinas como los retablos cerámicos y los triunfos forman parte de nuestro patrimonio. 
 
La hornacina es la concavidad o hueco de poca profundidad practicado en el muro con la intención de colocar en él, una imagen, estatua o símbolo religioso. Se coloca orientada tanto al exterior como al interior de los edificios y cumple una función principalmente ornamental. Su composición es de una base o peana, un cuerpo central o nicho y el remate superior en forma de bóveda, que se llama venera cuando presenta la forma de una concha marina. 
 
La función de la hornacina tanto en la arquitectura como en la decoración, es compositiva y ornamental; y se suele utilizar aislada o en grupo para los frentes de portadas, o en retablos o altares, para ubicar en ella una imagen o un objeto especial. Es común encontrar hornacinas abiertas en las portadas de las Iglesias –en la Iglesia Mayor Prioral– en las capillas –como en la del Hospital de San Juan de Dios– o en los conventos (en los de la Victoria, Espíritu Santo y Concepción). En estos casos, las hornacinas cumplirían una función de promoción y difusión de la fe. Es más llamativo cuando aparecen en las fachadas de los edificios que no tienen carácter religioso, y es aquí donde estos elementos ornamentales exteriorizan la fe de sus propietarios. Como nota curiosa, ningún palacio o casa señorial de nuestra ciudad posee estos elementos, sino que prefieren ostentar escudos nobiliarios en sus portadas.

Podemos diferenciar tres clases de hornacinas en nuestra ciudad: las que en sus nichos albergan pequeñas esculturas, ya sean imágenes de Jesús –Sagrado Corazón de Jesús en una casa particular de la calle Fernán Caballero– ya sea iconografía mariana –Virgen de los Milagros en una esquina del nuevo Teatro Municipal–; aquellas que tienen depositadas una cruz –casa parroquial en la calle San Juan– ; y por, último las que están vacías –calle de La Rosa– lo que nos impide saber que elementos las componía. Algunas están muy bien cuidadas como las que podemos observar en el antiguo Monasterio de San Miguel, la Casa de los Leones, la Iglesia de la Concepción o en calle Cruces, por ejemplo. Pero para nuestra desgracia, la mayoría están muy deterioradas o vacías. 
 
Para terminar, mi hornacina favorita se halla al final de la calle Cielo, en la Plaza de los Jazmines, más concretamente en el Arco de la Santísima Trinidad, que es sencillamente magnífica. 

Rocío Pérez Izquierdo

Nos complace grandemente publicar la primera colaboración que recibe el ‘blog’ de la Academia de Bellas Artes de Santa Cecilia. Agradecemos mucho a Rocío Pérez Izquierdo su amabilidad por enviarnos sus comentarios, reflexiones y fotos tan interesantes sobre las hornacinas de El Puerto. No hace falta añadir que estaríamos encantados de recibir más aportaciones suyas.

7 comentarios:

  1. Hola Rocío, me encantan las hornacinas de El Puerto y me gustaría que ampliases este artículo poniendo las fotos que tengas y haciendo un pequeño comentario sobre la ubicación de dicha hornacina y si hubiese algo especial que comentar, lo hicieses. A mucha gente le interesaría, incluso es posible que algunas de ellas no se hayan fijado nunca en su ubicación. A mí también me gusta mucho la
    hornacina del Arco de la Santísima Trinidad, es una de las pocas que he fotografiado.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Rocio por enseñarnos tan bellas hornacinas del Puerto y por compartir tus conocimientos con nosotros de estos"monumentos"tan interesantes.

    ResponderEliminar
  3. En el año 2007 La Academia convocó un concurso de Dibujo dedicado a las hornacinas existentes en el Puerto de santa Maria.

    ResponderEliminar
  4. Luis F. García Uribe27 de marzo de 2011, 12:11

    Por favor, en el escrito se habla de triunfos, ¿qué son? ¿Pueden explicarlo? Gracias, saludos y enhorabuena por este sitio.

    ResponderEliminar
  5. Rocío Pérez Izquierdo27 de marzo de 2011, 15:43

    En contestación a las preguntas de D. Luis F. Garcia Uribe , tenemos las suerte de contar con destacables ejemplos de triunfo en El Puerto: dos triunfos dedicados al Sagrado Corazón ( uno en la Palza de los Jazmines y otro en el patio de las Bodegas de Terry), una Inmaculada Concepción en la Plaza de España, una Virgen de los Milagros en la desembocadura del río Guadalete. Así, podríamos definir el triunfo como el monumento de piedra que son erigidos en lugares estratégicos de una ciudad para conmemorar algún acontecimiento, ya sea para fomentar la fe o para recordar la memoria de algún personaje destacado.

    ResponderEliminar
  6. Luis F. García Uribe28 de marzo de 2011, 13:32

    Muchas gracias por su respuesta, me ha aclarado mucho. El triunfo del río, ¿es la Virgen de los Milagros o la del Carmen?

    ResponderEliminar
  7. Creo que es la Virgen del Carmen

    ResponderEliminar