Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2024

Eulogio Varela y Sartorio: Pintor, ilustrador, diseñador, máximo exponente del Modernismo

Imagen
Biografía Nacido en el Puerto de Santa María, Puerto de Santa María (Cádiz), 20.II.1868 – Madrid, 25.XII.1955, en la calle Alquiladores, núm. 11, siendo bautizado dos días más tarde en la parroquia de Nuestra Señora de los Milagros. Sus padres: Eulogio Varela Vieites, catalán de La Escala -Gerona-, y Antonia Sartorio Uriarte, natural de Cádiz, habían contraído matrimonio en la misma parroquia el viernes, 9 de febrero de 1866. Calle Alquiladores, nú. 11. Foto Rafa Era Eulogio Varela Sartorio el segundo de seis hermanos. Siendo niño, su familia se trasladó a Madrid y más tarde a Valladolid. Ingresó en la Escuela de Artes y Oficios, recibiendo clases de José Martí de 1883 a 1885. La Diputación Provincial le otorgó una beca de estudios en Roma, 1887, de la que no pudo disfrutar por enfermedad. En 1886, se trasladó de nuevo con su familia a Madrid, matriculándose en la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, entrando como ayudante en el estudio de Alejandro Ferrant. Siguió participando en

"O SOLE MIO", es una canción napolitana del siglo XIX.

Imagen
Italia estaba convulsionada por la crisis económica que dio lugar a levantamientos populares que fueron reprimidos con dureza. En este estado de cosas empieza la historia de O Sole Mio. En Nápoles vivía en los últimos años del siglo XIX un poeta y periodista llamado Giovanni Capurro, nacido en la misma ciudad en 1859. Giovanni era un artista que escribía bellas canciones, vivía siempre en la pobreza,  enamorado de una elegante dama de la sociedad napolitana, Nina Arcoleo, a quien nuestro autor dedicó un poema, pues la dama en cuestión, era para poeta, un ser tan radiante como el sol cuando sale después de una tormenta. En 1898, Giovanni entregó a Eduardo di Capua, director de orquesta, el poema para que le pusiera música, pero el amigo se fue con su padre - que era también músico-, de gira por varias ciudades europeas, y fue en la ciudad ucraniana de Odessa, cuando vio salir el sol después de una gran tormenta. Este contraste de la naturaleza le recordó el poema de su amigo, componiend

Francisco Javier Burgos Larragoiti. Nació en El Puerto de Santa María en 1842

Imagen
  "Retrato de Javier de Burgos óleo s/lienzo de 75x50 cm.  de Joaquín Fijal", primer profesor de la ABASC. Nació en el Puerto de Santa María,  en la calle Larga, esquina con Caldevilla, el 22 de marzo de 1842.  Estudió Ingeniería en Madrid, para finalmente dedicarse al periodismo en su entorno natal, Cádiz. Algunos años más tarde, de 1863 a 1865, volvió a Madrid como redactor de El Contemporáneo, pero regresó otra vez a Cádiz para ocupar el puesto de director de La Palma de Cádiz entre 1866 y 1868. También se dedicó a la política, y llegó a ocupar el cargo de oficial primero en el Gobierno Civil gaditano, para, tras la Revolución del 68, trasladarse definitivamente a Madrid.  Hombre polifacético, cultivó el artículo de costumbres y otros géneros de inspiración popular, como el cuento, la leyenda o el chascarrillo con desigual fortuna. Sin embargo, fue uno de los autores teatrales populares más importantes del último tercio del siglo XIX que destacó en la zarzuela, el género

Opera. Los pescadores de perlas

Imagen
  Ópera en tres actos de Georges Bizet Estreno: Teatro Lírico de París, 30 de septiembre de 1863 Libreto de Michel Carré y Eugéne Cormon. Ambos habían escrito tres años antes el texto de base para la ópera Les pêcheurs de Catane de Louis-Aimé Maillart. El argumento sufrió varias modificaciones: el escenario pasó de México a Ceilán, y el nombre primogénito, Leila, cambió al actual, días antes del estreno. El libreto se lo presentó a Bizet el director del Théátre Lyrique y respondía al gusto por el «exotismo», que en esa época estaba muy arraigado. El fundador de esta tendencia fue Félicien David (1810-1876), un orientalista y músico poco conocido en la actualidad, cuya obra sinfónica Le désert promovió, con su descripción del desierto, las llamadas del muecín y sus imitaciones sonoras (muy sencillas), la pasión por la música «exótica». El interés existía desde hacía mucho tiempo; en cierto modo, El rapto en el serrallo de Mozart corresponde a esa tendencia, así como el Oberon de Weber;

Ludwig van Beethoven (1770-1827). Año de 2024. Bicentenario del estreno de la Novena Sinfonía Op.125, en el Teatro de la Corte Imperial de Viena

Imagen
Beethoven nació en Bonn, (diciembre 1770) hijo de un músico de la corte y de la hija de un oficial de palacio. Su destino lo llevaría a convertirse en uno de los primeros compositores, no operísticos, independientes del mecenazgo de la nobleza. A sus trece años, su maestro Gottlob Neefe, quién no sólo fue su maestro, sino también un amigo fraternal, sugirió que tal vez podría convertirse en el segundo Mozart. Se supone que Beethoven se había reunido con Mozart en Viena tres años antes con la intención de ser su alumno, pero su plan se vio frustrado por la muerte de su madre. En 1784, Beethoven consiguió su primer puesto independiente como organista y viola de la corte, y dos años más tarde, el elector lo envió a Viena para proseguir sus estudios. Allí tuvo ocasión de improvisar para Mozart sobre un tema dado, terminando la improvisación con una fuga perfecta. Mozart impresionado dijo: Apunten su nombre, pues un día será famoso. Beethoven es el último de los grandes clásicos vieneses y

Semblanza del académico de Santa Cecilia, Manolo Prieto, en el 33º aniversario de su muerte

Imagen
   Manuel Prieto Benítez, conocido como, Manolo Prieto. El Puerto de Santa María (Cádiz), 16.VI.1912 – Madrid, 5.V.1991. Pintor, dibujante, cartelista, medallista. Destacar los lazos que unen a tan insigne artista con la Academia de Bellas Artes de Santa Cecilia: su lugar de nacimiento y su pertenencia a su Cuerpo de Académicos, con la que colaboró a lo largo de su vida. Imagen de la Ceremonia de Investidura como Académico de Santa Cecilia Extracto de su Discurso de Investidura: El cartel, además de todo lo que tiene de creatividad, de pintura, por lo mucho que necesita del conocimiento del color, es lo que lo hace más arduo. El cartel primero fue el grito en la pared, que es lo difícil, luego se consideró que esto no era suficiente y se hizo científico. El cartel primero tiene que atraer y luego convencer por su clima y asociación de ideas con el producto. El buen cartel debe cautivar por su belleza y retener por su intención, convencer por su mensaje y luego soltar con una sonrisa s