viernes, 6 de mayo de 2011

Instrumentos musicales (3): EL SAXOFÓN


El saxo o saxófono es un instrumento cónico, generalmente, hecho de latón que consta de una boquilla con una caña simple al igual que el clarinete, pertenece a la familia de instrumentos de viento-madera. El sonido se produce por la vibración del aire dentro del tubo, y se caracteriza porque la longitud del tubo determina el sonido básico y el resto de los sonidos se obtiene modificando la presión del aire mediante la posición de los labios y los dedos y por la acción de un sistema de agujeros o tubos complementarios. Existen distintos tipos: el soprano, el alto, el tenor, el barítono y el bajo. El soprano consta de un tubo recto con una boca un tanto acampanada. Los otros emplean un tubo de boca curvado y una campana respingada. El saxo se asocia comúnmente con la música popular, las big band y el jazz, hasta el punto que muchas personas atribuyen su popularidad únicamente al jazz, pero esto es totalmente falso en sus orígenes, pues a pesar del interés del público por el saxofón, pocos músicos profesionales del jazz lo tocaban antes de 1920. 

Su creador era un fabricante belga de instrumentos musicales llamado Adolphe Sax, que  estaba buscando pulir las imperfecciones del clarinete y, en ese proceso, terminó creando el saxofón: un instrumento que tenía la fuerza de uno de metal y las cualidades de uno de madera. En los primeros años era el propio Sax quien ejecutaba el saxofón. En 1841, en la ciudad de Bruselas, tocó el saxofón bajo por primera vez ante público. En 1842 el joven fabricante llega a París con su saxofón embrionario, recibiendo una cálida acogida de parte de importantes compositores. Tras constantes trabajos el instrumento fue patentado en París, el 28 de junio de 1846. 

En 1844 Héctor Berlioz compuso la primera obra conocida para saxofón: el sexteto Canto Sagrado, estrenada el 3 de febrero del mismo año en la sala Hertz, bajo la dirección del propio Berlioz y con Adolphe Sax interpretando la parte de saxofón.

El entusiasmo por el nuevo instrumento fue tal que las bandas militares acogieron al saxofón desde 1845 y el ejército francés lo adoptó oficialmente, lo que contribuyó a que se extendiera por otros países. Durante la 1ª Guerra Mundial se generalizó su popularidad y se convirtió en unos de los instrumentos solistas más importantes. (Colaboración de R. P. Izq.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario