sábado, 25 de marzo de 2017

TROMPA (XVIII)

En una tapicería de Reims, tejida en el siglo XV, aparece una trompeta de guerra, cuyo  tubo replegado en forma circular ofrece como un primer paso hacia la trompa de caza. 

Esta, según todos los estudios, recibe su forma definitiva en Francia desde comienzos del siglo XVII. En tiempo de Luis XIV se componen señales melódicas con destino a las cacerías regias. En el reinado siguiente, el de Luis XV, el repertorio se completa merced al marqués de Dampierre, cuyo nombre ha quedado unido al modelo de trompa sencilla, de dos vueltas y media, que se usa hoy todavía. A mediados del siglo XVIII, el alemán Hampel, músico de la capilla real de Dresde, logra dos innovaciones importantísimas, que van a dar a la trompa una gran calidad expresiva: la aplicación de los tubos, adaptados al cuerpo del instrumento, accionando como las varas de los trombones, y el empleo de los sonidos tapados o cerrados, que prestan un vivo valor de contraste a las posibilidades de la trompa. En virtud de estos perfeccionamientos se llamó al instrumento trompa de mano, para distinguirla de la trompa de caza. Hacia 1815 se hacen los primeros ensayos de trompas omnitónicas o cromáticas, debidas al alemán Stoetzel y al belga Sax, el creador del saxofón.

La trompa interviene con su nobleza y su fuerza en la obra de muchos músicos: en los dos conciertos de Haydn, en sus sinfonías y en las de Mozart, en los tres conciertos de Mozart, en la sonata de Beethoven op. 17 y en el Septuor, op. 20. Este último compositor hace intervenir a la trompa admirablemente en el "scherzo" de la Sinfonía en fa y en el "adagio" de la Novena. Ricardo Wagner sacó extraordinario partido de las condiciones de la trompa, y en su obra abundan los pasajes en que este instrumento incorpora a la partitura la magnificencia poderosa de su cálida sonoridad. En las partituras de este músico puede estudiarse mejor que en ningunas otras páginas líricas el papel desempeñado por la trompa dentro del conjunto orquestal.



Pedro Salvatierra Velázquez
Concertista y profesor de Conservatorio

No hay comentarios:

Publicar un comentario