sábado, 30 de junio de 2012

PATRIMONIO MUSICAL: LA ZARZUELA (XV) Katiuska

Katiuska
Zarzuela en dos actos, en prosa y verso
Texto original de E. GONZÁLEZ DEL CASTILLO y MANUEL M. ALONSO
Música de PABLO SOROZÁBAL
Estrenada el 27 de enero de 1931 en el Teatro Victoria de Barcelona
La acción transcurre en Ucrania

ARGUMENTO


Interior de una posada. Es el momento de la expatriación de los ucranianos. En la posada, las mujeres rezan. Boni, el joven posadero, su tía Tatiana y su novia Olga se lamentan de que el Soviet haya incendiado el palacio del joven príncipe Sergio, que suponen muerto. Llega el comisario del Soviet de Kiev para incautar las tierras y resulta ser Pedro, que ante el asombro de todos dice ser el comisario que viene para prender al príncipe Sergio, milagrosamente salvado y huido. Los campesinos le desprecian porque ven en él un enemigo, pero les dice que cumple una misión y les promete volver.
De pronto llega el príncipe Sergio y los campesinos lo vitorean. Viene con Katiuska, que viste el traje de aldeana que utilizó para salvarse. Quieren socorrer al príncipe y éste les advierte del peligro que corren pues han puesto precio a su cabeza. Pide que socorran a Katiuska, a quien encontró en la confusión de la huida. Ella le dice haber perdido su familia y sus bienes.
El príncipe al marchar entrega monedas de oro al posadero para que cuiden a la joven. Llegan los soldados del ejército rojo e intentan acercarse a la atemorizada Katiuska. Aparece Pedro, defiende a la joven y ella le dice que ignora quién es, si bien recuerda que su abuela le decía que era diferente.
Llegan los campesinos dispuestos a linchar a Pedro Stakoff pero Katiuska lo protege escondiéndole en su habitación

El segundo acto transcurre en la misma posada. Los campesinos suponen que Pedro pudo escapar pero quizá herido. Llega un vagabundo viejo y mal vestido con un acordeón. Pide asilo y le dejan dormir al lado de la lumbre.
Katiuska creyéndose sola entona una canción que el mendigo dice conocer y le pregunta donde la aprendió, al describir ella algunos detalles del lugar y de las costumbres donde vivió, el viejo le ayuda a recordar dándole datos concretos que demuestran el conocimiento exacto de la familia de Katiuska.
Más tarde, aparecen los soldados mandados por Pedro. Traen prisionero a Sergio. A preguntas de Katiuska, el comisario responde que cumple con su deber. Pedro supone que Katiuska le odia por haber prendido a su salvador de quien la cree enamorada. Katiuska le revela que es a él a quien quiere. Entran los soldados rojos que traen prisionero al conde Iván que dice que él es sólo un músico vagabundo, pero el príncipe Sergio al saludarle le descubre sin querer. Katiuska le reconoce entonces como el amigo más fiel del Zar y el viejo le dice que ella es Katiuska Ivanov, hija de la soberana rusa. El asombro es general. Pedro les tiende un salvoconducto para que todos puedan pasar la frontera, incluida Katiuska. La princesa sin embargo no quiere abandonar a Pedro.
El comisario del pueblo deja partir a los prisioneros menos al príncipe y a Katiuska le da la opción de abandonar Rusia o vivir en ella como una mujer del pueblo. La decisión es quedarse con Pedro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario