miércoles, 23 de enero de 2013

Embolicar

Cuando con pesada insistencia infantil demandaba algo a mi madre ella me solía contestar: «No m'emboliques. Era normal que se dirigiera a mí en valenciano. Crecí creyendo que tal verbo era de ese idioma, y que su traducción era "no me líes" o "no me embrolles".  En mi familia lo pronunciaban con una "a" clara y no con la "e", ellos decían «No m'amboliques» por lo que, de haber pensado en un equivalente en español, hubiese buscado un inexistente "ambolicar" y no "embolicar". Me encantaban la palabra y la expresión. Mi madre, a menudo, le ponía delante esa partícula tan de uso común en su idioma y decía: ¡Che, no m'emboliques! Acompañaba la corta frase con alegre risa ante mis enredos de niño. También me parecía que la palabra era un remedo perfecto de lo que significaba. Me sentí feliz cuando la encontré ─años después─ en el diccionario de la R.A.E. indicando que se utiliza en Aragón y en Murcia.
La neurociencia cognoscitiva explica, de manera hermosa, que el pensamiento humano es una sucesión ininterrumpida ─y a enorme velocidad─ de imágenes mentales, y que cada una de ellas es un elemento complejo que posee sonido, forma, textura, color, olor, gusto y humor. Dice que los idiomas se van originando cuando se asignan diferentes sonidos a estas imágenes mentales en el área de Wernicke que es una parte especializada del hemisferio cerebral izquierdo.
En un proceso posterior, el parecido que establecemos entre una palabra y lo que ella significa debe ser algo subjetivo y de connotaciones neurolingüísticas, pero casi me atrevo a asegurar que cuando a una palabra ─en su sonido, por su construcción─ le encontramos parecido con su significado ya no la olvidamos, se hace muy de nuestro agrado y entra fácilmente a formar parte de nosotros mismos.
Sí, creo que hay palabras que forman parte de nosotros como algo íntimo e ineludible.
Ignacio Pérez Blanquer
Académico de Santa Cecilia

3 comentarios:

  1. ¡Qué curioso! Hace escasos días, cierta persona me la escribió en un mensaje. Reconozco, que a pesar de que intuía su significado, la busque en el diccionario para saber si existía "legalmente" y qué significaba.
    Me encantan estos textos presentando palabras pocos frecuentadas.

    ResponderEliminar
  2. Yo la habia oido pero con distinto significado.Esperamos la siguiente.

    ResponderEliminar
  3. Bravo Ignacio! sigue "embolicando" con tus investigaciones q aprendo mucho.
    Gracias y como dicen...... ¡¡Esperamos la siguiente!!

    ResponderEliminar