miércoles, 16 de enero de 2013

NUEVO LIBRO DE INMACULADA MORENO


Inmaculada Moreno H., Académica de Santa Cecilia, nació en El Puerto de Santa María y desde entonces, no ha parado de crecer. Es poeta de profesión y profesora de vocación.

Ha publicado cuatro volúmenes de poesía: Son los ríos (Renacimiento, 1998), Poemas para sobrinos (Hiperión, 2006), Igual que lava oscura (Renacimiento 2008) y Donde la hoguera verde (Hiperión, 2011). Con este último trabajo ha ganado el XV Premio Internacional de Poesía Antonio Machado en Baeza y ha sido finalista del Premio Andalucía de la Crítica.

Hoy queremos comunicar la publicación de su nuevo libro: “Tres maneras de estar sola” (Renacimiento, 2012), traducido del alemán, es una selección del trabajo poético de Mascha Kaléko. Inmaculada no traduce literalmente las palabras, sino que las convierte en poemas llenos de ritmo y musicalidad.

Transcribo las primeras palabras de la introducción: La soledad tiene más que ver con las compañías (las malas compañías) que con las ausencias, de la misma manera que la nostalgia tiene más que ver con los deseos que con el tiempo pasado. Mascha Kaléko vivió distintas formas de soledades, pero fue una la nostalgia que arrastró a lo largo de toda su vida y esa fue la memoria del Berlín de su juventud...

Entre los criterios que le han movido a seleccionar los poemas de esta antología, el 3º dice: “Considerando que la traducción de poesía es asimismo una manera de creación, me he permitido incluir sólo aquellos textos en los que me ha sido posible construir un auténtico poema en español que, siendo fiel al creado en lengua alemana –y precisamente por serlo-, siguiera siendo poesía en nuestra lengua”.

No me resisto a copiar parte de la reseña sobre este libro que firma Juan Bonilla en el mundo.es:

“A Kaléko no le quedó más remedio que huir de su amado Berlín, lo que no significa que extraviara su patria: llevaba la patria encima, como dice bien su excepcional traductora al español, la poeta Inmaculada Moreno (Tres maneras de estar sola, Renacimiento), su patria fue siempre la lengua alemana (si bien la propia Kaléko en un poema advierte que su única patria es el amor)…

Nacer mujer, judía y alemana en la primera década del siglo XX no auguraba nada bueno, empeñarse en hacer una poesía estrófica y de tono cotidiano tampoco ayudó demasiado", escribe Inmaculada Moreno en la introducción a la espléndida antología con la que presenta a Kaléko y la convierte, gracias a su pericia, en poeta española. Ese tono cotidiano precisamente, esa levedad en algunos apuntes, esa inmersión en su propia vida –de la que es espectadora y narradora-, ese desparpajo para cazar una verdad con resuelta naturalidad y hacerla memorable (La dicha es pobre en fantasía/ su repertorio, bien pequeño/. La desdicha  es en cambio...¡un genio!: /siempre se inventa nuevas vías) no sólo caracterizan la voz poética de Mascha Kaléko, también le permiten ser actual, no necesitar de ningún contexto histórico para sostenerse, aunque en su caso el contexto histórico importe mucho: Hago los bártulos, me marcho/ a la ancestral manera de mi estirpe./ Hablan de mí sólo en voz baja/ Sigo siendo el extraño del lugar, escribe en un breve poema, y en un poema magnífico, dedicado a Berlín.
Gracias Inmaculada, sigue escribiendo y enseñando
Gondiazar

1 comentario:

  1. Enhorabuena a la autora, y a ti, Gonzalo, por ilustrar cada artículo con imágenes, o como en este caso, desbrozando las entrañas de la información para hacérnoslo llegar de forma tan didáctica. Gracias

    ResponderEliminar