domingo, 10 de marzo de 2013

¿Innovación en la cultura?

Sabemos que el vocablo «cultura» alude a un sistema normas y valores. La aplicación de este término a la historia y a las sociedades humanas es relativamente reciente, se utiliza desde 1750, y se comenzó a usar en el ámbito de la lengua alemana. En otras lenguas se empleaba la palabra «civilización» para hacer referencia al mejoramiento, progreso y refinamiento de la una sociedad. Los dos términos, «cultura» y «civilización» se han utilizado -y se siguen utilizando aún en buena medida- con un sentido muy preciso relacionado con la idea de mejora progresiva hacia la perfección. En la actualidad la cultura contiene bastantes aspectos dinámicos, entendiéndose la cultura como un "hacer" o como un "potencial de acción". Este dinamismo ya intentaba expresarlo Ortega y Gasset con la frase: «La vida es un conjunto de problemas esenciales a los que el hombre responde con un conjunto de soluciones: la cultura». Situándonos en el contexto de esta frase serían muchas las preguntas que podríamos hacernos, pero queremos destacar aquí una sola: ¿Es posible innovar en la cultura para resolver esos problemas esenciales de la vida?
Oswald Splenguer entendía por «civilización» la fase final, no creativa y anquilosada de una «cultura». Después el sociólogo alemán Alfred Weber establece un paralelismo entre «civilización», con todos sus aspectos tecnológicos y materiales encarados hacia la subsistencia y «cultura» con los aspectos espirituales, emocionales e ideales de la misma (religión, filosofía y arte). La «civilización» para Weber es algo acumulativo e irreversible; la «cultura» es altamente variable, sus productos no son únicos, son plurales y tienden hacia un fin inmanente.
Una de las más universales definiciones de cultura fue establecida por el antropólogo ingles Edward Burnett Tylor (1832-1917) que decía: «Cultura o civilización es aquel todo complejo que incluye, conocimiento, creencias, arte, ley, moral, costumbres y cualquier otra capacidad y hábito adquirido por el hombre como miembro de la sociedad.»
Ahora no nos queda más que repetir ─repetirnos─ la pregunta: ¿Innovamos en cultura?  Las alternativas de optar entre una cultura estereotipada, decadente y rancia o entre una cultura prefabricada, orientada por una élite de políticos iluminados que nos hacen creer que tienen las directrices de las esencias culturales, no son muy alentadoras.  ¿Optamos por una cultura I+D+i?

Ignacio Pérez Blanquer
Académico de Santa Cecilia

9 comentarios:

  1. Recién encontrada esta web comento lo posteado. La cultura es renovable, evoluciona y cambia deja atrás lo arcaico y obsoleto, la política poluciona la cultura, y todo. Preferible la que trae el video. Salud y bien.

    ResponderEliminar
  2. Me apunto a la cultura I+D.

    ResponderEliminar
  3. Completamente de acuerdo con el post. La cultura debe ser todo eso y siempre con la vista puesta en el futuro, atesorando lo bueno del pasado pero evitando anquilosarse en él. Aunque se ha entendido la cultura como sinónimo de civilización, de un tiempo para acá,existe la costumbre de apropiarse del concepto cultura para utilizarlo a cierto fines - o para cualquier actividad- no muy "puros".Está teledirigida, manejada y limitada a cotos particulares, donde determinados gurús imponen tendencias muchas de las cuales son difíciles de asimilar y otras ni siquiera merecen estar incluidas.

    ResponderEliminar
  4. He leído el escrito y visto el vídeo 2 veces, y me han encantado. Gracias.

    ResponderEliminar
  5. Me ha encantado Ignacio. Sin tu permiso lo he compartido en el grupo ZM. Algunos lo van a leer con verdadero placer. Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Magnífica reflexión la que nos presenta este artículo. En anteriores comentarios ya se hace referencia a algunas de las posibles conclusiones que se puede sacar de su lectura, pero echo en falta una que me ha venido a la memoria después de leer el texto. Fernando Pessoa establecía que era peligroso confundir erudición con cultura, que en esta época había abundancia de eruditos y escasos cultos, ya que el erudito es aquel que lee y que se contenta con saber y el culto lee y se queda hambriento de saber más, con más dudas que antes. Y es porque la erudición se adquiere y con la cultura se nace, ya que es una actitud, lo que Pessoa llama una "movilización del espíritu", una predisposición a conocer, a sentir.

    ResponderEliminar
  7. Fernando Espejo G.11 de marzo de 2013, 9:16

    Esto de la erudición vs. cultura es un viejo debate que todavía no ha calado en España, todavía casi nadie se ha enterado. Sin embargo el español Lucio Anneo Séneca lo aclaró en tiempos antes de Cristo. Séneca hablaba de la “erudición inservible” y lo denunció en su época:

    “Nadie dudará de que no hacen nada laborioso quienes se entregan al estudio de erudiciones inservibles: éstos son ya en Roma una gran multitud. Fue propia de los griegos esa manía por indagar qué número de remeros había tenido Ulises, si había sido escrita antes la Iliada o la Odisea; cosas por el estilo que si te las guardas en nada ayuda a tu callada conciencia, si los publicas, no pareces más sabio, sino más pesado. He aquí que también a los romanos los ha invadido la vana afición por aprender cosas innecesarias”

    ResponderEliminar
  8. Buena reflexión y buenos comentarios. El vídeo es también muy interesante. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Me encanta!! La cultura creo que debería ser "un gen" obligatorio en cualquier ser humano y desde luego es la mejor herencia que podemos dejar.
    El vídeo muy bueno también.
    Ignacio, Felicidades y Gracias.

    ResponderEliminar