jueves, 14 de marzo de 2013

LA MANCHA DE DON QUIJOTE (5 de 5)


Las Ventas en la Ruta del Quijote

Sigue tomando cuerpo legal el que la Mancha era un término limitado de Alcázar de San Juan y de que las Ventas de la Motillas lo son desde la antigüedad por la cita de Argamasilla a Felipe II en 1575.

Hay algo en el testamento que no quiero que pase desapercibido, se trata del testigo Juan del Pozo, arriero, el cual es cuñado de Francisco de Saavedra, hermano del testamentario, y de esta mismo veamos ahora un dato mas del autor del Quijote.

«...Sucedía a estos dos lechos, el del arriero, fabricado como se ha dicho de las enjalmas y de todo el adorno de las dos mejores mulas que traía, aunque eran doce, lucios, gordos y famosos porque era uno de los ricos arrieros de Arévalo, según lo dice el autor desta historia que deste arriero hace particular mención, porque le conocía muy bien, y aún quieren decir que era algo pariente suyo. Fuera de que Cide Hamete Benengeli fue historiador muy curioso y puntual en todas sus cosas, y échase muy bien de ver las que quedan referidas, con ser tan mínimas, tan rateras no las quiso pasar en silencio; de donde podrán tomar ejemplo los historiadores graves.» (Capítulo XVI, 1ª parte).

Es asombroso que después de tantos mudetes de los archivos de esta localidad y tantas manos curiosas como han tocado los legajos, podamos encontrarlos en condiciones de revelar su correlación con el Quijote."

El señor Ligero hace la referencia de que la Plaza que hoy se llama de Cervantes, se la nombraba antes de 1600, la Placeta de la Rubia y justamente por el nombre de la mujer de Pedro de Saavedra declarado en el testamento. [...] Justamente el arriero Juan del Pozo estaba casado con una hermana de la mujer de Pedro de Saavedra, llamada María la Rubia, que por fortuna aquí tenemos la certificación.
«En siete días del mes de octubre de mil e quinientos e noventa e siete años. Yo, Pedro Díaz de Villamayor cristiané a Miguel hijo de Juan del Pozo y de María Rubia, su mujer, fue su padrino Antonio Ruiz y María Fernandez su mujer.»


Adviértase la coincidencia de que el arriero ponga a su hijo el nombre de Miguel. ¿No significa esto querer memorar al autor del Quijote, aunque solo fuera pariente suyo como dice el propio Cervantes?"

El señor Ligero, en este capítulo de Las Ventas del Tomo 1º de su obra, fruto de su labor de investigación, alcanza unas evidencias, por supuesto no la únicas en su obra, irrefutables, de la vinculación de Cervantes con personas que vivieron en Alcázar en su época y como algunas de ellas las reflejó en personajes de su inmortal novela. Igualmente resuelve la polémica de "En un lugar de La Mancha" o La verdadera Ruta del Quijote, demostrando con datos la Venta, donde el autor hace armar caballero al hidalgo.

Y nos hace una pregunta. ¿Cuántas veces visitaría Cervantes la quintería de Don Diego de Saavedra en el Egido de las Motillas? "Un camaranchón" que al convertirse en venta la quintería eran recordadas por Miguel de Cervantes Saavedra en su programación de la historia de hidalgo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario