miércoles, 25 de septiembre de 2013

¿Puede una idea elevarse al rango de arte?

¿Puede una idea elevarse al rango de arte? O quizás la pregunta deba invertir sus términos y hacerse así: ¿Puede el arte ser transformado en idea? El «Arte Conceptual» trató de acercarnos a estos dos interrogantes. Este movimiento surgió a finales de la década de los 60 y asumía que las "ideas" podían ser obras de arte al igual que lo podían ser algunos objetos. Pero, ¿cómo exhibir las ideas? Parecía una paradoja, pues para exponer una idea los artistas las tenían que transformar antes en objetos, y en esa trasmutación ─de idea a objeto─ existe un proceso inevitable de abstracción, y decimos abstracción en el sentido estricto de despojar lo no esencial de algo para quedarnos con sólo la desnudez de lo que queremos mostrar.
Así el objeto mostrado no podrá constituir la totalidad de lo que el artista quiere explicitar, será únicamente una aproximación que dependerá de los recursos y cualidades del artista. El objeto podrá aproximarnos a la "idea" pero no será la idea; entender la obra-objeto exigirá aprehender  los conceptos que hay detrás de ella. Este novedoso enfoque llevó a los artistas, en muchas ocasiones, a la utilización del lenguaje junto al objeto expuesto o a ejecutar procesos artísticos extendidos para evitar situar el objeto como centro de la obra del artista.
La sistematización teórica del «Arte Conceptual» es más bien escasa, aunque sus raíces más relevantes se hallan en los escritos y manifiestos de Sol LeWitt, que en 1967 publicó el artículo titulado «Párrafos sobre el Arte Conceptual», en él definía este arte como «creado para seducir la mente del espectador, en lugar de su mirada o emociones». En función de sus diversas orientaciones dentro del conceptualismo se contemplan líneas de trabajo muy diferentes:  «Body Art», «Land Art», «Process Art», «Performance Art», «Arte Povera» y otros. Entre sus más destacados representantes se encuentran artistas como: Joseph Kosuth, Walter de Maria, Richard Long, George Passmore, el grupo "Art & Language", Joseph Beuys o Dennis Oppenheim.
El «Arte Conceptual», aunque terminó su trayecto en el siglo anterior hacia principios de la década de los 80, nos dejó un influjo indeleble en la gran mayoría de los movimientos artísticos actualmente vigentes, lo que nos da una idea de su auténtica profundidad e importancia.
Ignacio Pérez Blanquer
Académico de Santa Cecilia





Quizas este vídeo pueda ayudarnos a comprender esta compleja propuesta artística

6 comentarios:

  1. El artículo, como siempre bien documentado de Ignacio P.Blanquer, nos descubre una nueva faceta del arte. Tras su lectura me queda la pregunta de si realmente el “Arte Conceptual” es en realidad arte. De lo que sí estoy “casi” seguro, es de ser el arte del mínimo esfuerzo: Dejar un ladrillo sobre una mesa, puede representar, no un solo concepto, sino tantos como interpretaciones tengan los espectadores. En ese caso, cada espectador en sí ¿es un artista Conceptual? Por otro lado, en una exposición de este arte, la concurrencia suele ser escasa y, salvo los entendidos, pasan por ella con más rapidez que atención. Creo que no es un arte intrínseco sino una forma de "hacer" arte. En algún caso el extintor situado al lado de una puerta, plantea serias dudas de si es una obra conceptual o simplemente el cumplimiento de una normativa de seguridad. Es mi comentario, con todo el respeto y manifiesto desconocimiento del tema.

    ResponderEliminar
  2. Añado algunas cosas para completar un poco el artículo, es muy breve y se quedan muchas cosas, muchas, en el aire.
    Me preguntan con frecuencia qué definición de arte es la que me parece más acertada, suelo decir que ARTE es todo aquello que nos deja boquiabiertos. Y en ese cayado me apoyo.
    Lo de arte o no-arte cada vez se ve más relativo, el artista alemán Joseph Beuys decía que todos somos artistas.
    La crítica V. P. Karleson cuenta que ella se ha preguntado infinitas veces qué es el arte y añade que las diversas respuestas que se ha ido encontrando le han hecho llegar a la conclusión de que intentar definir el arte es inútil. Y que no importa lo que el arte sea ─eso lo podemos decidir cada uno─ lo que importa es el valor que tiene para nosotros. Y su valor depende de cómo se utiliza. También apostilla lo siguiente, que me parece muy destacable: «el arte ha sido y es consistentemente utilizado por el poder como herramienta de propaganda política».
    Me gustaría citar también, otra vez, a Sol Lewitt que decía: «El arte conceptual es bueno solo si la idea es buena», opinión con la que estoy totalmente de acuerdo.
    Pienso que las exposiciones y galerías en las que hay muestras de arte contemporáneo son cada día más visitadas, y más numeroso y variado es el público interesado en el arte moderno. Como pequeña muestra podemos ver el éxito de seguidores que tiene la página en "facebook" de «The Saatchi Gallery" de Londres, que ya sobrepasa el millón de usuarios.

    ResponderEliminar
  3. El arte, como la política, el fútbol y la religión, solo sirve para discutir.

    ResponderEliminar
  4. A algunos, mal que bien, el arte nos es útil para ganarnos el pan de cada día. Es de agradecer que haya 'sites' como éste en donde se hace difusión del arte en todas sus maneras. En todos los tiempos hay cosas de valor el arte y el arte tiene muy diferentes facetas.

    ResponderEliminar
  5. Artículo estupendo y esclarecedor en este amplio campo que es el Arte. Hoy en día es casi imposible saber a que categoría pertenece una obra, hay veces que incluso se duda si estás delante de una obra de arte o una mera ocurrencia. Creo que detrás de cada obra hay una idea, al menos la emoción, el sentimiento del autor pero lo que subyace dentro del arte conceptual es la idea pura, la esencia, desprovista de adornos, así que una creación conceptual nos tiene que sugerir y nunca decir.

    ResponderEliminar
  6. Como arquitecto pienso que el arte conceptual ha tenido una gran importancia artística y nos guste, o no, su influencia en el arte de hoy es patente. A finales de los 60, los movimientos casi simultáneos del Arte Povera, Fluxus, la Performance, el Noveau Réalisme y el Conceptualismo forman una frontera en la historia del arte, en la que se pasa a una concepción del arte muy distinta de la que estaba vigente hasta entonces y se produce un cambio de era en el arte.

    ResponderEliminar