lunes, 25 de noviembre de 2013

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (144)

Ser portuense, ciudadano del mundo.


Las teorías sobre la formación y desarrollo de la identidad, se mueven entre dos grandes tipos de explicación. De un lado, las de corte comunitario, basadas mas en la identificación entre el individuo y el colectivo a nivel emotivo o sentimental, a nivel pasional; de otro, teorías mas societarias, basadas en la adscripción identitaria mediante mecanismos de asunción racional de valores compartidos.


Nuestro planteamiento asume la posibilidad de una identidad basada en emociones y sentimientos, experiencias, que el individuo “quiere escoger”. Sostenemos que lo que soy, a donde pertenezco, es producto de mis elecciones racionales pero también y conjuntamente afectivas, elegidas por el individuo como persona. Experiencias individuales que me constituyen y completan, pero también compartidas en tanto la sensibilidad, la aceptación común, la empatía es una constante en la formación y desarrollo de la identidad del individuo.

He aquí una propuesta de lo que llamo las rutas de la sensibilidad en la formación identitaria. Lo que soy, lo que quiero ser, lo que he llegado a ser, sin duda ha sido producto de mi origen, una familia de procedencia levantina inserta en una comunidad con personalidad propia y focalizada en esta ciudad portuense. Habiendo transcurrido mas de dos tercios de mi vida fuera, nunca he olvidado, y a través de estos recuerdos hechos experiencia siempre me he sentido portuense, los olores y aromas que impregnaban el recorrido desde mi casa, en Micaela Aramburu, frente al Resbaladero y a  ese Castillo imponente que huele a vendaval, a lluvia nocturna, hasta el Colegio Jesuita situado en la Plaza del Ave María. Nunca he olvidado el fuerte olor a mar que subía de las orillas donde se abrazan el río del olvido y el mar evocador. Siempre estará presente en mi, como portuense, el cálido aroma a pan que salía de Las Cañas ascendiendo ya por la calle Federico Rubio, el andar entre las intensas sensaciones matutinas del olor procedente de los verdes enjaezados de las bodegas del camino, aroma dulzón y seductor que se esparcía por alrededor en esencias agitadas por el levante, que empapaban la piel, los sentidos. Faltaba todavía por oler, la noble madera quemada de los toneleros en la forja de la bota, ese fuego central que doblegaba el viejo roble americano y francés, acogiendo y mezclando esencias que confundían a un niño que se hacia adolescente al cruzar diariamente las calles de la vida guiado por esos olores. Y frente al ya inexistente Cine Victoria, la ultima amalgama de olores que procedían del Cocedero de Salva, nave solar en la que entraban moluscos, crustáceos… y salían manjares a través de un proceso en el que el olor era, para el adolescente ya, el principal referente del palpitar vivo de la vida viva, llegando a una florida plaza del Ave María cuyas fragancias se mezclaban con las de la arboleda perdida, con el olor a mar lejano.


Esta es mi ruta de la sensibilidad, la que me hace ser portuense, la que quiero no ya recordar sino afirmar en mí constituyendo lo que ser quiero, un hombre, un hombre del mundo.
Miguel Pastor
Académico de Santa Cecilia


Pulse sobre la imagen para visualizar el vídeo

5 comentarios:

  1. QUE APRENDAN DE ESTAS LÍNEAS LOS QUE NO IDENTIFICAN COMO PORTEÑOS A LOS NO NACIDOS EN EL PUERTO. NO SE ES DE DONDE SE NACE SINO DE DONDE SE PACE (A.GALA).COMO LA PROPIA ACADEMIA QUE SE HA QUEDADO TAN ANTICUADA Y OBSOLETA COMO EL SENTIR EN LA PIEL EL VIEJO LEVANTE.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si sentir en la piel nuestro Levante es algo que ha caido en desuso, sobre todo en este último agosto, la Academia esta más viva que 7 rabos de lagartija

      Eliminar
  2. Me encanta la sugerencia de Miguel Pastor de unas 'rutas de la sensibilidad', una idea que merecería ser estudiada y explotada.

    Vamos a ver, ¿sentir el Levante es anticuado? ¿Entonces lo moderno sería no notar el Levante cuando sopla? ¡Anda!

    ResponderEliminar
  3. Me ha gustado mucho el artículo.

    ResponderEliminar
  4. El articulo me ha encantado!!! Y me parece precioso. Todos los que hemos realizado ese paseo por el Puerto...sabemos perfectamente a que se refiere este articulo y esa ruta de la sensibilidad

    ResponderEliminar