sábado, 21 de diciembre de 2013

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (148)

FELIZ NAVIDAD


Una nueva Navidad se nos aproxima con todo el dolor de sus ausencias, de forzada euforia impulsada al compás de villancicos, siempre los mismos: "los peces bebiendo" y "las campanas sobre campanas". Las invitaciones al consumo para los que aún pueden hacerlo: los de siempre. Hay que aprovechar la crisis, las angulas solo costarán 500€; llegaron a valer hasta 1.000. Claro que si te paras a pensar que, con el importe de este capricho, hay varios millones de españoles que han de realizar la larga travesía del mes, casi no apetece aprovechar la ganga.
Los años de abundancia han demostrado que la alegría de la Navidad estaba soldada al consumismo. El amor, la euforia, los obsequios, incluso la solidaridad, venían de la mano de la economía. Ahora que somos pobres, el amor se reduce a convivencia, cuando no, a violencia. La alegría, la derivada de alguna ingesta provocativa. Los obsequios, a simples diseños de facebook "con todo mi cariño" y la solidaridad, pues sí, eso es lo que ha aumentando o cuando menos ha sensibilizando al personal.

Es difícil escoger una frase para felicitar; antes “Feliz Navidad” era suficiente, era un kit en el que se envolvía lo mejor de lo mejor. Hoy se hace más complejo, por eso, este año, como no encuentro esa frase talismán que me ayude a simplificar, voy a felicitar o lo que sea, a mis amigos, conocidos y desconocidos.
Pulsen la imagen para leer las felicitaciones

Alberto Boutellier Caparrós
Socio colaborador de la Academia

6 comentarios:

  1. Simplemente precioso =) Mis felicitaciones también!!

    ResponderEliminar
  2. Muy oportuno y correcto.
    Enrique Tapias

    ResponderEliminar
  3. Muchas felicidades para todos.
    Y que la Academia siga trabajando por expandir la cultura, el arte y el conocimiento.

    ResponderEliminar


  4. Muy oportuno y la verdad sobre estas fiestas. Yo pienso: Con las necesidades que hay, como se puede refregar los precios de las angulas, el caviar y los mariscos. Que pensara el que no tiene para comer.

    ResponderEliminar