jueves, 2 de enero de 2014

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (150)


JOSÉ MARÍA PEMÁN
           
En el Prólogo del libro dedicado a PEMÁN, escrito por Javier Tusell y Gonzalo Álvarez Chillida y editado por “Planeta” en l.998, se resalta que “resulta prácticamente imposible que una persona que en los años sesenta o setenta tuviera uso de razón carezca en la actualidad de un recuerdo o una imagen de José María Pemán” y añade “su desaparición, tras unos años que estuvo bastante menos presente en la actualidad diaria, contribuyó a un cierto olvido temporal, parcialmente superado en 1.997 con ocasión de la conmemoración de su nacimiento”, concluyendo "Pemán en la actualidad resulta un desconocido”.


Es realmente lamentable, pero la realidad es así, pero mucho más lamentable es que ese olvido o desconocimiento se produzca en Cádiz. Su nombre con otros gaditanos en el Salón de Sesiones del Ayuntamiento y un Teatro de Verano en ruina desde hace años, son los únicos recuerdos de Pemán en la Ciudad que le vio nacer.
        
El que fuera su secretario particular, mi buen amigo Antonio Llaves, en el año 2.011 cuando se cumplió el treinta aniversario de su fallecimiento publicó un artículo en el “Diario de Cádiz” recordando al autor y su obra “Cuando las Cortes de Cádiz”, poema dramático en verso, estrenado el día  20 de Septiembre de 1.934 en el Gran Teatro Falla con singular éxito por la Compañía formada por el empresario Herrera Oria, en la que figuraban entre otros actores Ricardo Calvo y Társila Criado. Una semana después  se representó en el Teatro Victoria en Madrid con el mismo éxito de crítica y público.

Por la significación de la obra siempre confié en que la misma se representaría, abriendo o cerrando, los actos del Bicentenario de la Constitución de 2.012, lógicamente otra vez en el Gran Teatro Falla, pero es evidente que el olvido y la indiferencia hacia Pemán en la Ciudad de Cádiz no alcanza solo a parte del Pueblo llano, sino también a sus dirigentes, políticos y de  entidades culturales, que no han recordado la existencia de tan singular obra teatral en la conmemoración de la efeméride constitucional.

Me consta, que hubiese sido fácil que la obra se representara en Cádiz en 2.012 o 2.013. Sin duda, el excelente grupo de aficionados que integran “Candilejas” bajo la dirección de mi buen amigo Juan Mera, con tiempo y un mínimo de ayuda para vestuario y decorados, la hubieran puesto en escena con notorio éxito, pero no ha sido así, Pemán no merecía tal recuerdo y, por tanto, habrá que seguir esperando que se haga “justicia literaria”, como indicaba Antonio Llaves, de quien fue y lo que hizo por su tierra.

                                                       José Luis Suárez Villar

7 comentarios:

  1. alberto boutellier7 de enero de 2014, 10:51

    Creo que a Pemán se le ha juzgado solo desde el punto de vista político; hombre de derechas, muy afecto al régimen franquista y a la Falange. Su obra literaria parece que se ha ido a la tumba con él, y eso, significa que su calidad como ensayista, autor teatral, poeta y novellsta, se ha perdido para todos los que hoy tienen menos de 40 años. Creo que la literatura, la buena literatura, no tendría que sufrir los avatares políticos de sus autores. Por esa razón, la derecha no leería a Machado o Alberti. Me parece de una cierta ceguera, no separar a los autores de su obra, siempre que no se utilice como medio ideológico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo que es historicamente disparatado calificar politicamente a Peman como "muy afecto a la Falange". Es historia que formó parte, durante un corto tiempo, del primer Consejo Nacional del Movimiento, del que fue expulsado por reivindicar la restauración de la Monarquia en la persona de Don Juan III Conde de Barcelona,( por lo que estuvo a punto de batirse en duelo con Miguel Primo de Rivera). Fue presidente del Consejo Privado de Don Juan. En otras palabras en su dimensión política solo se le puede calificar de monarquico empedernido y muy de derechas. Para mi lo mejor de Peman es su colección de articulos periodisticos en la tercera de ABC con los que nos deleitó a partir de la mitad de los años cincuenta. El Rey le concedió la maxima distinción que puede otorgar la Monarquía española y el Imperio austriaco: El Toison de Oro, en reconocimiento a su defensa de la Institución Monarquica.

      Eliminar
    2. alberto boutellier7 de enero de 2014, 16:01

      Mi comentario, señor anónimo, no trata del perfil político de J.M.Pemán; sólo he pretendido destacar la estulticia de quienes relegan al olvido a grandes literatos, en función de sus afinidades políticas. Si lo prefiere, para evitar el disparate, diré que fue muy de derechas y... un poco de la Falange. Reciba un cordial saludo

      Eliminar
  2. La política (o a lo que en este país se le llama política, que más es tejemaneje y tinglado) barre con todo, es una desgracia pero es así. Pemán es una gran figura de la literatura del siglo XX español, quieran o no, pero para los educadores de la ciudadanía los defensores (?) de la libertad de expresión han optado por eliminarlo.

    - José María Pemán (Cádiz, 1897-1981), prolífico autor español de tendencia conservadora, cuyo pensamiento quedó reflejado tanto en su obra literaria como en su actuación política a lo largo de la historia de España del siglo XX. Estudió Derecho en Sevilla e inició su trayectoria literaria con poemas costumbristas de tema andaluz, como ejemplifican A la rueda, rueda (1929) y El barrio de Santa Cruz (1931), y la colección de relatos Cuentos sin importancia (1927), al tiempo que desempeñó cargos públicos en la dictadura de Miguel Primo de Rivera. Irrumpió como dramaturgo y propagandista de ideas monárquicas y tradicionalistas, sus facetas más conocidas, durante la Segunda República con obras como El divino impaciente (1933, premio Cortina de la Real Academia), Cuando las Cortes de Cádiz (1934) y Cisneros (1935) y el ejercicio del periodismo político. Miembro desde 1936 de la Real Academia Española, que luego presidió en dos ocasiones, se adhirió al bando nacionalista en la Guerra Civil, cuando compuso su ambicioso Poema de la bestia y el ángel (1938) y su Historia de tres días (1939), crónica de la entrada de las fuerzas nacionalistas a Madrid. Prosiguió sin sobresaltos su carrera literaria-política durante el franquismo, etapa de la que pueden mencionarse el libro de poesía Las flores del bien (1946); adaptaciones de clásicos como Antígona (1946) o Hamlet (1949); guiones o argumentos de películas como Locura de amor (1948), San Ignacio de Loyola/El capitán de Loyola (1947) y Teresa de Jesús (1962); la obra de teatro Los tres etcéteras de don Simón (1958); sus colaboraciones para el diario madrileño Abc y la composición de diversos himnos militares o religiosos. Doctor Honoris Causa por la Universidad de Sevilla, Premio Mariano de Cavia de periodismo (1955) y premio March de Literatura (1957), fue condecorado con la Orden del Toisón de Oro el año de su muerte.

    Es una lástima que en Cádiz también lo estemos olvidando, es una lástima, una injusticia y una soberana muestra de incultura.

    ResponderEliminar
  3. Vivimos inmerso en una sociedad que desprecia el conocimiento y la cultura y que eleva a la máxima categoría la morbosidad y el espectáculo vano. Es difícil que en estas circunstancias figuras como Pemán - y muchos otros- tengan el reconocimiento que se merecen. A esto hay que añadir lo ya expuesto en los comentarios anteriores, la política lo ha ensuciado todo y según la ideología que profeses así serás tratado, con el agravante que ser de una determinada creencia o ideología puede mandarte a los infiernos e incluso al más absoluto olvido.

    ResponderEliminar
  4. Aquí se puede escuchar la obra de José Mª. Pemán: "EL DIVINO IMPACIENTE". Un excelente audiolibro con voces humanas.

    ResponderEliminar
  5. No hay manera de encontrar obras de Pemán. Los herederos no permiten que se editen en e-book

    ResponderEliminar