lunes, 21 de abril de 2014

Música clásica del siglo XX: Claude Debussy

Claude Debussy, compositor francés cuyas innovaciones armónicas abrieron el camino de los grandes cambios musicales del siglo XX. Fundador de la denominada escuela impresionista de la música. Nació en 1862, se educó en el conservatorio de París, donde comenzó a estudiar a los diez años. En 1879 viajó a varios países, Rusia entre ellos, y durante su estancia allí conoció la música de compositores como Tchaikovski, Borodín, Mili Balakirev y Musorgski, así como el folclore ruso y gitano. Debussy ganó en 1884 el codiciado "Grand Prix" de Roma por su cantata «El hijo pródigo»Esta falta de tonalidad estricta producía un carácter ingrávido y ensoñador que algunos críticos contemporáneos calificaron de impresionismo musical, dada la semejanza entre el efecto que producía esta clase de música y los cuadros de la escuela impresionista. Aún hoy se sigue empleando este término para describir su música. Debussy no creó una escuela de composición, pero sí liberó a la música de las limitaciones armónicas tradicionales. Además, con sus obras demostró la validez de la experimentación como método para conseguir nuevas ideas y técnicas. Entre otras obras importantes destacan la música para escena de «El martirio de San Sebastián» (1911) de Gabriele d'Annunzio.

Durante la década de 1880, las obras de Debussy se interpretaron con frecuencia, se le empezó a valorar como compositor. Entre sus obras más importantes cabe destacar el «Cuarteto en sol menor» (1893) y el «Preludio a la siesta de un fauno» (1894), su primera composición orquestal madura escrita a los 32 años basada en un poema del escritor simbolista Stéphane Mallarmé. El músico fue un entregado lector de Baudelaire, Paul Verlaine y otros; con el arte de estos maestros de la literatura, así como con los pintores llamados impresionistas la música que Debussy componía tenía una afinidad esencial. La ópera «Peleas y Melisande», basada en la obra teatral del mismo nombre del poeta belga Maurice de Maeterlinck, data de 1902 y le otorgó a Debussy el reconocimiento como músico de prestigio. La forma en que la partitura realzó el abstracismo y ensueño de la obra original de Maeterlinck fue extraordinaria, así como el tratamiento de la melodía, que, en manos del compositor, se convirtió en una extensión o duplicación del ritmo. Entre 1902 y 1920 Debussy compuso casi de forma exclusiva obras para piano. De su producción de este periodo destaca «Estampas» (1903) que es la que les proponemos escuchar en el vídeo de YouTube. Se alejó del tratamiento tradicional del piano como instrumento de percusión y le dio más importancia a sus cualidades expresivas. Murió el 25 de marzo de 1918 durante los acontecimientos de la I Guerra Mundial. La mayoría de sus composiciones del último periodo de su vida son para música de cámara. 

La música de Debussy, en su fase de plena madurez, fue la precursora de la mayor parte de la música moderna y lo convirtió en uno de los compositores más importantes de finales del siglo XIX y comienzos del XX. Sus innovaciones fueron, por encima de todo, armónicas.

4 comentarios:

  1. Me entusiasma Claude Debussy, un placer musical.

    ResponderEliminar
  2. Debussy siempre me tare a la memoria su famoso "Claro de Luna", utilizada múltiples veces como música de fondo o en banda sonoras de películas. Así mismo una de sus obras más impactante es la titulada "El Mar", que es casi un poema sinfónico que nos evoca las diversos estados en que puede encontrase el mar.

    ResponderEliminar
  3. Magnífico artículo Ignacio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No se trata de un artículo, no lleva firma. Es un "collage", de informaciones y datos sobre la música de Claude Debussy, que hemos intentado ensamblar y resumir de la mejor manera posible. No hay mérito alguno por nuestra parte. De todas formas muchas gracias por leer el trabajo y por el comentario.

      Eliminar