miércoles, 8 de octubre de 2014

PATRIMONIO MUSICAL: LA ZARZUELA (VIII) (La Corte de Faraón)

LA CORTE DE FARAÓN


La Corte de Faraón es una zarzuela denominada "opereta bíblica" en un acto y cinco cuadros. Se estrenó en Madrid en el Teatro Eslava el 21 de enero de 1910, con libreto de Guillermo Perrín y Miguel de Palacios y música de Vicente Lleó.
La acción se sitúa en Egipto, durante la época de los faraones.
Se le acusa de ser una obra subida de tono e irreverente. Por estas razones, en época franquista, fue prohibida y hasta 1976 no estuvo, de nuevo, sobre un escenario español en su versión original. "La corte de Faraón", no es ordinaria, ni grosera, ni mucho menos, obscena; sí es picara y con una doble intencionalidad tan innegable como elegante. Por otra parte, lo que comienza como una parodia de Aida, se va convirtiendo en un particular tratamiento de la historia bíblica de José y su interpretación de los sueños del Faraón.
Con esta obra entramos en un tipo de zarzuela que puede asimilarse a la opereta, aunque tenga momentos de corte arrevistado indiscutible. El carácter solemne y brillante con que da comienzo parece augurar un tratamiento de vuelos más altos que los habituales en el género. La Corte de faraón es página efectista y brillante, dotada de momentos inspirados que han superado todas las prohibiciones y se han situado en uno de los puestos más relevantes del "ranking" de popularidad del género.
Son de destacar el Coro de Viudas (“Salud a la doncella”), de un erotismo poco frecuente en la zarzuela, que, sin embargo, no es fácil advertir a la primera y, sobre todo, los famosísimos cuplés babilónicos (“Ay ba! ­Ay ba! Ay ba!”), que podrán ver en el vídeo, corresponde al Cuadro III de la obra, cuyo argumento es el siguiente:

En el Palacio del Faraón, en una de las salas, el Faraón, la Reina y su Copero celebran una pequeña fiesta, donde emborrachan al soberano y le ofrecen los cantos de las bellas babilónicas, donde una de ellas, Sul, entona sus famosos "cuplés babilónicos". Llega entonces Lota pidiendo justicia, el Faraón delega en la Reina y se marcha. Esta le expone el caso y hace entrar a José, queda la Reina prendada también de él. Se produce una discusión entre ambas y José decide huir saltando por la ventana.

2 comentarios:

  1. Es muy interesante la atención que se le presta aquí a la zarzuela, enhorabuena y gracias.

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito sería que en el teatro del Puerto hubiera una zarzuela al año por lo menos.

    ResponderEliminar