domingo, 19 de julio de 2015

CINE DE TERROR (2° Parte)

Escena de "El Resplandor"

El Sadismo de los psicópatas atrajo a numeroso público a las salas lo cual aprovechó Alfred Hitchcok para realizar “Psicosis” con numerosas secuelas que condujeron a la idealización del psicópata como vimos en  en “El silencio de los corderos”  de Jonathan Demme. En 1980 Stanley Kubrick nos sorprendió con “El Resplandor” pero poco tiempo después, una nueva generación de cineastas se encargaba de eliminar las sutilezas con las que la crueldad se mostraba en estas películas dando rienda suelta al horror más explícito en obras como “La noche de los muertos vivientes”, de George A. Romero, o “La matanza de Texas” , de Tobe Hooper. 


Despojado de su carácter romántico, el cine de terror ha evolucionado hacia la exageración sangrienta, creando subgéneros como el “Gore”, que trata de mostrar la violencia mediante efectos de maquillaje muchas veces burdos e increíbles. En esta línea, han ido naciendo estereotipos, asesinos en serie, que protagonizan, sagas en las que se relatan sus cruentas andanzas en numerosas películas. 


El diablo y las tramas diabólicas también inspiraron películas famosas como “La semilla del diablo” de Roman Polanski, “El exorcista” de William Friedkin o “La profecía” de Richard Donner y las novelas de Stephen King, añadíeron a la lista los miedos de la adolescencia en películas como “Carrie”, de Brian de Palma y esta tendencia la continuaron otros directores en películas como  “La noche de Halloween”, de John Carpenter, “Viernes 13”, de Sean S. Cunnigham o “Pesadilla en Elm Street”, de Wes Craven.




Pero no creamos que el terror ha sido cultivado solamente por las cinematografías americana y británica. En Italia, directores como Mario Bava o  Darío Argento realizaron numerosas películas del género al igual que en España donde directores como Alejandro Amenabar, Juan Antonio Bayona, Guillermo del Toro, Jaume Balagueró, paco Plaza, Alex de la Iglesia,  Rodrigo Cortes o el mismo Narciso Ibañez Serrador realizaron películas que permanecen en el recuerdo de todos los aficcionados. ¿Quien no recuerda películas como “Tesis”, “Los Otros”, El Orfanato”, “Rec”, “El Espinazo del Diablo”, “El día de la bestia”, “Buried” o Quien puede matar a un niño?.

Pero no nos miremos el ombligo y pensemos que todo el cine de terror ha sido realizado por las cinematografías occidentales. En países tan diferentes a los de nuestra cultura occidental como Japón, también se han realizado numerosas películas de terror con notable éxito como “The Ring” que en 1.998 supuso un éxito mundial. El cine de terror japonés, sin embargo, guarda grandes diferencias con el occidental, mostrando menos directamente los focos del terror, centrándose mas en los miedos inconscientes mas profundos del espectador. Si un personaje se aterroriza por algo que aparece ante él, no veremos la causa de su miedo sino la  expresión de la víctima.

Otra cinematografía que también ha realizado numerosas películas de terror es la de Corea del Sur que ha realizado éxitos mundiales como “Death Bell”, de Chang, “Cello”, de Woo-Cheol Lee o “A tale of two sisters”, de Kim Ji-Woon.
Si los aficionados al género programaran un ciclo de películas de terror seguramente lo compondrían, no con las mejores, sino con las que mas huella han dejado en ellos y probablemente incluirían títulos como “El Resplandor”, “Viernes 13”, “Pesadilla en Elm Street”, “El Exorcista”, “La noche de los muertos vivientes”, “La Profecía” o “La matanza de Texas”.  No estaría mal poder ver un ciclo así.


   Jesús Almendros Fernández
Colaborador de la Academia

No hay comentarios:

Publicar un comentario