martes, 19 de enero de 2016

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (247)

“ESTEVE JOBS, DIRECTOR DE LA ORQUESTA”

Steve Jobs fue hombre de personalidad complicada, mal esposo, mal padre y mal amigo de sus amigos pero, sin embargo, con un poderoso y extraño poder de seducción, con carisma, con una irresistible capacidad de atraer hacia sí lo mejor de los demás a cambio de nada.

            Steve Jobs murió el 5 de Octubre de 2011 a los 56 años de edad  y desde entonces su fama no ha hecho más que crecer.  Quizás muchos de Uds., no sepan que Steve Jobs fue una figura recurrente, un referente omnipresente en Jerez de la Frontera,  en la Escuela Universitaria de Estudios Empresariales de la calle Porvera y en la Facultad de Ciencias Sociales y de la Comunicación del Campus Universitario de la Asunción, donde el profesor Dr. Leal Giménez, dejó un imborrable recuerdo en muchos alumnos y profesores, cuando al finalizar sus clases y a manera de despedida decía siempre "gracias Steve".

Además de la película que ahora se proyecta sobre él y de la que en  2013 dirigió  Joshua Michael Stern, en la que Ashton Kutcher interpretaba a Jobs, se ha estrenado recientemente en Estados Unidos un documental, "The Man In The Machine”, muy crítico sobre su figura, en la que le acusan de estafar Wozniak, con el que se asoció para lanzar Apple en 1976, en un trabajo para Atari. En el documental, Wozniak le dice a Jobs: “Tú eres el principio y el final de tu propio mundo". Algo parecido piensa de él Sculley al que contrataron  para que fuera director.  En este documental aun no llegado a nuestras pantallas, Alex Gibney, su director, trata de desmitificar y humanizar la figura de Jobs, maestro del marketing y de los negocios, pero con un carácter despótico y unas  relaciones personales muy complicadas. 


        La película que ahora se proyecta en nuestras pantallas fue escrita por  Aaron Sorkin, el mismo que escribió el de “La red social” sobre la biografía escrita por  Walter Isaacson e iba a ser dirigida por  David Fincher, que ya dirigió la película que trataba sobre la creación de Facebook y Christian Bale, previsto inicialmente como protagonista, renunció al descartarse a Fincher y después  hizo lo mismo Leonardo DiCaprio, al que le propusieron el papel para el que finalmente eligieron a Michael Fassbender al que pusieron a las órdenes del británico Danny Boyle, y a pesar de todos estos cambios, la película ha resultado ser un éxito, quizás debido a que,  aunque ajustándose fielmente al guión de Sorkin, Boyle consiguió impregnar la película con su estilo personal y darle su “toque” como hizo anteriormente en “Trainspotting” o en “Slumdog millionaire”.






Como habrán observado, esto no es una crítica a la película protagonizada por  Fassbender, esa ya la escribió magníficamente Carlos Colón, sino una reflexión sobre el hombre retratado y sobre todo sobre una frase que el protagonista le dice a uno de sus colaboradores que le acusa de arrogarse el éxito de la empresa sin haber hecho nada importante o concreto  en ella. “Es cierto, dice Jobs, yo no he hecho nada, todo lo habéis hecho vosotros, pero yo he sido el que ha conseguido que todos vuestros trabajos den un buen resultado porque yo soy quien ha dirigido la orquesta en la que vosotros tocabais distintos instrumentos que no se habrían conjuntado ni dado un resultado armónico si yo no hubiera hecho que funcionasen al unísono.
                                                       Jesús Almendros Fernández
Socio colaborador de la Academia

No hay comentarios:

Publicar un comentario