jueves, 4 de mayo de 2017

EL MUNDO DE LA MÚSICA. Introducción (III)

Los griegos conocían el intervalo de octava, que ellos llamaban “diapasón”  -  a través de todo -, pero la unidad de su sistema sonoro era el intervalo de la cuarta perfecta - proporción 4:3 -  que resulta ser el salto natural de la voz humana, llamado tetracordio - cuatro cuerdas – serie de cuatro sonidos que forman un intervalo de cuarta. Cuatro notas implican, necesariamente, tres intervalos. El tetracordio se clasificó por el orden de sus tres intervalos. 
Establecieron tres modos primarios, según que el orden fuese descendente, es decir: tono, tono, leima (Dorio); tono, leima, tono (Frigio) o leima, tono, tono (Lidio). Cada modo primario tenía otros modos secundarios. Los situados por encima del modo primario se llamaban  “hipermodos”, y los situados por debajo de él “hipomodos”. Este fue el régimen con el cual  confeccionaron sus escalas. Cuando se unían dos tetracordios para completar la serie descendente, el resultado era una escala de octava completa: “harmonía”.




Los griegos consideraban a la música como un arte “imitativo”, es decir, un arte capaz de imitar cualidades morales y transmitirlas al oyente. También se creía que cada instrumento ejercía influencia sobre la condición mental de quien lo tocaba. Esta creencia llevó a la música a desempeñar un papel esencial en la educación de la juventud. A finales del siglo VI y principios del V (a. C.), Atenas se convirtió en el centro  principal de poetas-músicos que crearon un estilo clásico, el cual tuvo su expresión más importante en el ditirambo - composición poética en loor de Baco - y el drama.



Platón (429-347 a.C.), hijo auténtico del clasicismo, se convirtió en el gran crítico de su época. Propuso que en las escuelas griegas fueran impartidas dos asignaturas con las que dar una educación menos rígida, más ética y liberalizante. En el <<Estado Ideal>>, concebido por él, la música debía guiar a la juventud hacia la belleza y a la armonía espiritual, también representadas en las esculturas griegas.

Aristóteles (383-320 a.C.),  su discípulo, desarrolló las ideas de su maestro en la descripción de la << catarsis o purificación >> por medio de la música. También le reconoce su carácter lúdico de mero entretenimiento y diversión después de un largo día de trabajo.

La música, como una de las cuatro artes liberales: aritmética, geometría, astronomía y música, relacionadas con las matemáticas, forma parte del “Quadrivium” (cuatro vías). Su estudio hace posible transformar un tratado sobre las proporciones aritméticas en un tratado sobre las proporciones musicales, simplemente con cambiar una palabra aquí y otra allá.
El arquitecto León Battista Alberti (1404-1472), autor del primer estudio sistemático de la Roma antigua, <<Descriptio urbis Romae>>, afirmó:
<< Una proporción armoniosa en arquitectura es aquella que, expresada como armonía musical, condujese a una concordancia agradable >>

San Agustín (354- 430 d.C.), uno de los padres de la Iglesia, constituye un vínculo fundamental entre el neoplatonismo pagano y el pensamiento cristiano occidental. En sus obras << De ordine  y De música >> desarrolló los conceptos de orden, número y armonía. Subrayó el poder purificador de la música, sosteniendo  -como los griegos–que hay una secreta relación entre las melodías y las emociones. En sus seis libros de música desarrolló la teoría de los números musicales. Las relaciones rítmicas y melódicas de los tonos se fundaban en números <<corporales-materiales>> captados por el oído; pero además de éstos existen números <<espirituales eternos>>, percibidos sólo por el alma. En sus libros afirma que la música es la ciencia de la buena modulación y que, como tal, permite al hombre alcanzar la virtud y elevarse hasta Dios.



NOTA:
El siguiente recuadro es un anticipo, bastante bien definido y estructurado, de los capítulos que podrán recibir en las próximas entregas. Es un proyecto de envío semanal,  que por su extensión, su duración sería de, aproximadamente año y medio.
Al tratarse de un producto cultural tan importante como la música, que ha originado una literatura artística tan inmensa; queremos con este trabajo, contribuir y colaborar en la divulgación de este arte, y aunque no todos los capítulos tengan la misma capacidad de atracción, todos son precisos para entender un todo coherente: El mundo de la Música.

Creemos que su lectura y el sonido, en los vídeos que le acompaña, les harán reflexionar sobre el sentido de la música y a la vez, les sea placentero y agradable.

PULSAR EN EL RECUADRO PARA AMPLIAR 
Academia de Santa Cecilia

1 comentario:

  1. FELIZ IDEA DE CULTIVAR LAS ARTES Y LAS IDEAS EN FAVOR DE UN MUNDO MAS AGRADABLE. ENHORABUENA

    ResponderEliminar