viernes, 14 de julio de 2017

XVI Ciclo Cultural "Los martes de la Academia" 18 julio 2017




Durante el siglo XVII, Sevilla influyó en la Corona política y económicamente a través del Consulado de cargadores, pues sentía la amenaza gaditana que ascendía en poder económico gracias a una política de impuestos más favorables que los existentes en Sevilla; además, en la bahía gaditana se daban múltiples muestras de fraudes al evitar el filtro aduanero ante la escasa vigilancia. Felipe V reaccionaba ante las quejas sevillanas ordenando sondeos en río y barra que no eran suficientes para tomar una decisión firme. Cádiz ofrecía una amplia bahía sin problemas de vientos ni mareas y con sondas más que suficientes para cualquier tipo de buque; e incluso, disponía de una dársena protegida por los fuertes de Puntales y Matagorda que mostraron su potencial al comienzo de la Guerra de Sucesión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario