miércoles, 25 de enero de 2012

Encontrar la intención detrás del arte


Hay un tipo de visitantes en las exposiciones artísticas actuales y en los museos de arte moderno que suelen exclamar: ¡esto lo hace mi niño que tiene cinco años! O también “Eso también lo hago yo en un momento”, “únicamente veo manchas, eso son sólo manchas y garabatos" o “Un mono podría pintar eso y lo haría mejor”. 

Pues parece ser que no es así; los monos no pueden pintar un cuadro como los artistas. A esta conclusión llega un estudio del Boston College y el Harvard Graduate School, en Estados Unidos. En el trabajo titulado «Find the intention behind the art» (Encontrar la intención detrás del arte), los investigadores han demostrado que las personas puede distinguir entre cuadros del expresionismo abstracto y otros muy similares hechos por niños, chimpancés, monos o elefantes. Las experiencias se han realizado con un amplio grupo de estudiantes, a quienes se les pidió que juzgaran qué obras estaban mejor pintadas y cuáles les gustaban más -algunas eran de artistas profesionales y las otras, muy parecidas, pero realizadas por animales y por niños-. En primer lugar se les motraban las pinturas sin etiquetas identificativas y, después, con rótulos que podían ser verdaderos o falsos por ejemplo “Hecho por un niño”, “Hecho por un artista”. 

Los primeros resultados obtenidos concluyen que los estudiantes -con un porcentaje alto y muy significativo- percibieron que las pinturas de profesionales eran las mejores obras, incluso cuando las etiquetas estaban equivocadas. Cuando se les preguntó el por qué, hicieron -también una gran mayoría- referencia a la intencionalidad del artista al realizar la obra.

2 comentarios:

  1. "Hacer preguntas es prueba de que se piensa".
    (Rabindranath Tagore)

    ResponderEliminar
  2. Son interesantes estas breves reflexiones sobre el arte, siempre enseñan algo. Me gustan, gracias.

    ResponderEliminar