domingo, 8 de septiembre de 2013

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (132)

De colisiones con el futuro
Es posible que todos tengamos una hilera de frases que nos indiquen rumbos para cruzar por la existencia, son como las rayitas de una rosa de los vientos particular. Probablemente, para muchos, una de estas frases-flecha sea la de Ortega y Gasset: «La vida es una serie de colisiones con el futuro».
Cierto es que nuestras vidas están plagadas de expectativas con lo venidero y también lo están las Artes, las Ciencias y las Humanidades. Estamos, irremediablemente, en la era de Internet, y todas esas disciplinas se enfrentan a próximos y sucesivos choques con la posteridad. Y hay obstáculos, sin duda; uno de ellos es la abundancia de información. Se ha calculado que en tiempos de Cervantes y Shakespeare existían unos dos mil libros impresos; es muy posible que los hombres cultos de la época conociesen los que más destacaban de ese par de miles de volúmenes, y en esto gozaban de amplia ventaja aquellos que sabían latín y francés. Distintos proyectos de biblioteca en la Red ponen hoy, a disposición de todos, varios millones de libros de forma gratuita y con poco más que el esfuerzo de apretar una tecla. ¿Qué es ser culto hoy? En 2012 se publicaron más libros en el mundo que en toda la década de los 60; es tanta la cantidad de libros que no podemos leer que nuestra ignorancia crece mucho más que nuestro conocimiento.
El entorno literario no se verá solo afectado por la abundancia, sino que será muy distinto, entre otras cosas, por la invasión masiva de los «e-books» o libros electrónicos. El «e-book» posee un enorme potencial que irá desarrollándose paulatinamente.  No es difícil prever que pronto los libros electrónicos tengan bandas sonoras como el cine, y que sea posible escuchar palabras y recomendaciones leídas por el propio autor de la obra. Es muy probable también que los libros contengan todo tipo de imágenes e ilustraciones e incluso vídeos de paisajes y localizaciones ficticios o reales de allá por donde discurra la trama. Y ustedes lo saben: hoy importan más las modas que los modos.
Hay un fenómeno, aún incipiente, pero que puede llegar a tener un gran alcance, e incluso dar lugar a la aparición de nuevas formas literarias estables. Consiste en la participación de seguidores o fans en las creaciones, estos tendrán la posibilidad de contribuir con anotaciones que podrían ser incluidas en los propios textos.  Hoy existe, y está en franco crecimiento, lo que se ha dado en llamar «fanfic» (o FF, "ficción de fans"). Se trata de una novedosa narrativa (o no tan nueva) en la que los fans utilizan los ambientes, los personajes y las situaciones de un relatos de creadores ajenos a partir de novelas, series de TV, personajes de comics u otros para engarzar con ellos sus propias historias e interpretaciones.
Inevitablemente la vida es en muchos aspectos un complejo dilema entre el pasado y el porvenir. Este dilema quizás es lo que sintetizaba Schopenhauer, hace bastante más de un siglo, con la siguiente frase: «Qué bueno sería comprar libros si a la vez pudiésemos comprar el tiempo necesario para leerlos».
Ignacio Pérez Blanquer
Académico de Santa Cecilia

9 comentarios:

  1. Estoy sorprendido por el fenómeno del FANFIC, no había escuchado nunca nada sobre eso, y opino que es muy interesante y dará para hablar bastante en el futuro.

    ResponderEliminar
  2. Creo que con pocas palabras no se puede plantear mejor la cuestión.
    El "fanfic" en español también tiene su lugar en las redes sociales.
    «Fanfic» latino en facebook

    ResponderEliminar
  3. Realmente interesante pero yo no disfruto de la misma forma con las lecturas electrónicas.

    ResponderEliminar
  4. Cuando dejen de existir los e-books de papel, las posibilidades de que haya una quema de libros será más difícil. Es en lo que pienso cuando veo tanta información y tan poco tiempo para asimilarla. Pienso en alguien que me quite algo de tarea. Alguien ducho en el arte de seleccionar.

    Verdaderamente, este futuro-presente de tinte orwelliano que planteas da algo de miedo. Habrá o hay tanta información que ser culto será un duro ejercicio.

    Me encantan tus artículos clarividentes. Los que instalan el futuro en el presente. (ya que pienso que el pasado está pasado de moda)

    Muy interesante.

    ResponderEliminar
  5. Sorprendente título de un artículo que tiene alguna relación con éste: La insoportable pesadez de leer

    ResponderEliminar
  6. Muy interesante. Como siempre, se "impone" la reflexión. Gracias.

    ResponderEliminar
  7. Las nuevas tecnologías avanzan tan rápido que el hombre no puede estar a su altura. Las nuevas aplicaciones para ordenadores, teléfonos y demás "aparatos" nos convierte en muchos casos en parte activa de la creación de otros.
    La proliferación de libros e información es contradictoria en un mundo que huye de los problemas y que sólo busca descanso en el cotilleo, en el escándalo y en la morbosidad. Leer supone pensar y no todos están dispuestos.
    Soberbio artículo.

    ResponderEliminar