martes, 16 de junio de 2015

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (221)

I.T.E.
La I.T.E. es la Inspección Técnica de Edificios, regulada por Ordenanza Municipal de El Puerto de Santa María para aquellos edificios que tengan más de 50 años de construidos o estén catalogados en el PGMOU con niveles de Protección Integral, Global y Estructural. Con el requerimiento de que, de no hacer las obras precisas, las hará subsidiariamente el Ayuntamiento.
         
Pues bien, a un servidor, el Excmo. Ayuntamiento ha tenido la deferencia de mandarle un requerimiento para que hiciera la ITE de mi casa, que es la de ustedes, en calle San Juan, 17. Uno, que tiene la suerte de haber nacido en la casa donde sigue viviendo, que fue la casa de sus bisabuelos, sus abuelos y sus padres; que tiene la casa “de dulce”, en perfecto estado de revista; que mi único lujo ha sido esmerarme en rehabilitar, restaurar, conservar, modernizar todas las instalaciones y haber obligado a Telefónica y a Sevillana quitar todo el innoble cableado que pasaba por mi fachada, siguiendo la Ley de Patrimonio Histórico-artístico y por ser esta Ciudad Conjunto histórico-artístico; uno que tiene su casa como la niña de sus ojos y que, en el centro, tiene una de las tres casas montadas y bien montadas de esta Ciudad (una es la de Serafín Álvarez-Campana, en la Plaza de la Iglesia; otra la de María del Carmen Romero Caballero; y otra, la mía), ha tenido la oportunidad de recibir de la Ilustrísima Señora Concejal de Vivienda, Doña María Neto Bornes, una notificación de incoación de Expediente de Inspección Técnica de Edificios. Ni corto, ni perezoso, enseguida he cumplido el requerimiento, con el informe de un Arquitecto y un Arquitecto Técnico, en que, después de rellenar  un exhaustivo y completísimo cuestionario sobre todos los elementos constructivos y servicios de la casa, presentar planos de situación y del edificio acotados y un álbum de fotografías de todas y cada una de las habitaciones, patios y jardín, me ha sido sellado por el Registro General, donde consta su presentación. El resultado, según los técnicos que han hecho el exhaustivo informe, es de sobresaliente. ¿Cómo siendo yo como soy Premio Provincial a la Cultura, Premio Municipal a la Conservación del Patrimonio Histórico-artístico, creador en mis tiempos de Concejal del Centro Municipal de Patrimonio Histórico, podría pensarse que mi casa necesitara de esa Inspección? Pues sí, la he hecho y con mucho gusto.
Lo que ocurre es que el Excmo Ayuntamiento está desorientado. En lugar de dirigirse a mí, debiera haberlo hecho antes al propietario del Palacio de las Cadenas; al propietario de la parte trasera de dicho Palacio, ejecutando la sentencia que le obliga a reconstruir lo indebidamente derribado; al propietario del Palacio de Winthuyssen; al propietario del Palacio de Aguado; a los propietarios de la llamada Posada de las Columnas, obra del arquitecto Francisco de Guindos; a los propietarios de todos los cascos de bodega abandonados en el Barrio de Guía, o en la calle Cantarería; haberse mirado el propio Ayuntamiento si es de recibo que tenga muchas de sus muchas propiedades en el estado  tan lamentable en que se encuentran ( por ejemplo, la antigua Casa de la Cultura en calle Federico Rubio, o el antiguo Hospital de San Juan de Dios). En lugar de proclamar que El Puerto es la Ciudad de los cien palacios, debía haber señalado, no dónde están esos cien, sino señalar siquiera dos o tres restaurados, amueblados con la riqueza que en el Puerto hubo de mobiliario, pinturas, esculturas , tapices, plata, porcelana… ¿Cien palacios? ¡Cien leches!
Luis Suarez Ávila
Académico de Santa Cecilia

1 comentario:

  1. Señor Don Luis Suarez lleva usted mas razón que un santo, pero como usted es de ideas diferente a los que hoy nos gobiernan, pues ha tenido usted la desgracia de que a alguien no le guste y por eso le han enviado el requerimiento o a lo mejor ha sido con buena intención, no sea que el edificio esté malo usted no se haya dado cuenta y se le caiga encima, tómeselo usted con filosofía. Tu has lo que yo te diga y no lo que yo haga.

    ResponderEliminar