lunes, 25 de julio de 2016

ENCUENTROS EN LA ACADEMIA (271)

FELIPE GUILLÉN

            Basta con leer los capítulos IV y V del “Estebanillo González” para comprobar cómo en este Gran Puerto de Santa María han abundado los pícaros. Lea, por ejemplo, los dos últimos capítulos del “Guzmán de Alfarache” y verá cómo en torno a las galeras de  El Puerto pululaban por doquier los pícaros. Adéntrense en la Historia de El Puerto, de Cortázar, y comprobará cómo Marco Tulio Calizón se hizo pasar en este Gran Puerto por el Rey Don Sebastián de Portugal. O la historia del falso Nuncio de Portugal, un portuense judaizante que se hizo pasar por cardenal se marchó a Portugal, fue recibido por el Rey, se instaló en la Nunciatura, estableció en aquel país la Inquisición y, cuando tenía quemados a muchos, se descubrió el pastel y terminó condenado a remar en las galeras de El Puerto. Pícaros ha habido en esta Ciudad y, muchos, se han intentado mofar de los lusos ilusos. Hay uno muy especial de quien hoy traigo memoria y loa. Se trata de Felipe Guillén, nacido en 1492, boticario de esta Ciudad, donde ejerció su profesión hasta 1519 en que marchó a Portugal.

          En una acotación escrita por Gil Vicente (Poeta y dramaturgo portugués, 1465-1536) copiada por Menéndez Pelayo se lee: "El año de 1519 vino a esta corte de Portugal un Felipe Guillén, castellano [así se llamaba a cualquier español], que se dice había sido boticario en el Puerto de Santa María, el cual era gran lógico y muy elocuente y de muy buena plática, por lo cual muchas personas sabidoras gustaban de oírle. Tenía algo de matemático; dijo al Rey que le quería dar el arte de navegar de Este a Oeste, que había inventado. Para la demostración de este arte, hizo muchos instrumentos, entre ellos un astrolabio para tomar el sol a toda hora. Explicó este arte en presencia de Francisco de Mello, que era el mejor matemático que entonces había en el reino, y de otros muchos que para esto se juntaron por mandato de Su Alteza, todos probaron el arte por buena: hízole el Rey por esto merced de cien mil reales de pensión  y el hábito y corretaje de la casa de la India que valía mucho..."

            Pero la dicha no duró. "En este tiempo mandó Su Alteza llamar al Algarve a un Simón Fernández, gran matemático y astrólogo..." Así que habló con él, el Fernández comprobó que Guillén era un embustero y que sus argumentos eran falsos. Antes, Felipe Guillén se había descubierto en secreto a un tal Juan Rodríguez que se lo fue a decir al Rey. Viéndose perdido, quiso huir. Pero el Rey lo mandó prender y lo hallaron subido en un caballo  de postas en Aldea Gallega. "Siendo preso, como era gran trovador, le mandó Gil Vicente unas trovas: ...Que, sin  ver astronomía, / él toma el sol por el rabo/ en cualquier hora del día..." Preso, fue llevado a las galeras de El Puerto donde estuvo, al parecer, de por vida. "Sic transit gloria mundi". Amén.
                                                                                  Luis Suárez Ávila
Académico de Santa Cecilia

No hay comentarios:

Publicar un comentario