jueves, 25 de mayo de 2017

EL MUNDO DE LA MÚSICA. CAPÍTULO IV.

COMPOSICIÓN MUSICAL



El artificio musical de la composición, comprende sucesivamente los sonidos en dos relaciones:
-  monofónica – serie de un solo sonido – y
-  polifónica – serie de varios sonidos simultáneos.
        “El conjunto de reglas que enseñan a combinar los sonidos, según dichas relaciones, dentro de las leyes del número, que afectan por igual a todos los elementos de la música y en orden al fin emotivo del arte, constituye el arte de la composición”.
         El arte de la composición consta de dos partes o tratados:
-Melodía: enseña a construir según las relaciones modales–acústicasrítmicas, una sucesión de sonidos. Cuando dos notas se ejecutan una tras otra, hay un intervalo melódico. El movimiento vertical, de subida o bajada, de una melodía, no es otra cosa que el efecto producido por una serie de intervalos melódicos.

-Armonía: enseña el concierto simultáneo de los sonidos y la sucesión de los conjuntos sonoros. Cuando las dos notas de un intervalo se ejecutan juntas, hay un intervalo armónico.
Armonía se aplica no sólo a la combinación simultánea de sonidos –acorde- sino a la sucesión de acordes y a la relación entre ellos. El Acorde  es una combinación de tres o más sonidos simultáneos de diferente altura  y diferente nombre. Según el acorde sea consonante o disonante, la sensación será grata o ingrata al oído.
Armonía se aplica a la estructura acordal o vertical de una composición, en contraste con la melodía y el contrapunto, que forman parte de la estructura horizontal.
        - Contrapunto: del latín punctus contra punctus (nota contra nota)- es el arte de combinar varias melodías que, al ser tocadas simultáneamente forman un conjunto armonioso. Una de las formas del contrapunto es la imitación, que consiste en la reproducción, en una parte de la frase, de lo que se ha oído anteriormente en otra. Cuando esta reproducción es absolutamente exacta, se llama imitación canónica o, simplemente, canon. La imitación es el punto de partida y el principio generador de la fuga.

         - Polifonía: se llama así a la forma de combinar varias voces o melodías tratadas individualmente pero en vista de su mutua relación, de manera que, en virtud del contrapunto, conserve cada una de ellas su independencia.
Hasta el siglo XII, la mayor parte de la música se compuso con fines religiosos, de hecho, la práctica totalidad de los manuscritos musicales que conocemos proceden de monasterios asociados a la Iglesia. Hasta esa fecha la música se caracteriza por una línea melódica sin acompañamiento. La introducción paulatina de armonías simples en el canto Gregoriano, propició el nacimiento del <<organum>>,  y éste el nacimiento de la polifonía con sus armonías múltiples.

En el siglo XIV, Francia fue, claramente,  el centro del arte musical como ya lo había sido en los siglos XII y XIII, pese a que otros países desarrollaban, independientemente, el arte de la polifonía. La Escuela de París, y las enseñanzas de música práctica de Philippe de Vitry, tanto del arte antiguo –Ars Antiqua-,  como del nuevo-Ars Nova-, de las que se desprende que quería distinguir entre la antigua notación en largas y breves, y la nueva notación, con valores menores: breves, semibreves y mínimas. Estas  normas sirvieron de guía a los autores de motetes del siglo XIV, y la casi completa ausencia del ritmo antiguo en ellos, es un testimonio práctico de la influencia tan fructífera que tuvieron para inspirar la música de otros países de Europa.




Otra consecuencia de la prolongación de valores de notas y del uso de semibreves, cortas y mínimas, fue la posibilidad de combinar cierto número de partes separadas, de manera que las notas largas quedasen en las voces más bajas, que llevaban el canto lleno; y las cortas en las voces altas, que tenían nuevos textos más extensos. Estos motetes se ajustaban idealmente a los dibujos rítmicos escolásticos, y aunque, al principio, las voces altas estaban, relativamente, libres,  el tenor  - y el contratenor, si lo había – pronto  adquirió  la habilidad para cambiar de un dibujo rítmico a otro –realmente llamado color-, término tomado de la retórica que quiere decir repetición.
Los compositores de principios del Renacimiento, abandonaron pronto el concepto medieval de las consonancias perfectas, tan repetidas en los tiempos fuertes. Los cánones de medida, en los que dos voces tienen que derivarse en metros diferentes de la misma serie de notas, ya eran conocidos en el siglo XIV. El artificio de escribir una pieza de polifonía, en la que cada parte utiliza un compás diferente, ya se practicó en el Ars Nova.
                                                                                              Academia  Santa Cecilia




NOTA:
Ya indicamos en el capítulo anterior, que el renacimiento en Europa se caracterizó por el interés en el conocimiento del pasado grecorromano. Hoy hablaremos de las técnicas de composición  musical: del conjunto de reglas que enseñan a combinar los sonidos para obtener un cierto equilibrio armónico. Alcanzó tal grado de desarrollo, especialmente en la música del Barroco, que se ha mantenido hasta nuestros días.


No hay comentarios:

Publicar un comentario